El mercado de los wearables parece que no está pasando por su mejor momento y, salvando a Fitbit, Garmin y alguna que otra compañía dedicada al ámbito deportivo, su futuro se plantea bastante incierto. Ahora, Jawbone, una de las empresas pioneras en este negocio se plantea decir adiós.

Así, según ha podido saber TechCrunch, la marca californiana con sede en San Francisco, después de haber invertido cerca de 1.000 millones en tratar de remontar su negocio de wearables deportivos, estaría a punto de abandonar dicho mercado.

Según una fuente cercana a la compañía, cada vez es más difícil competir y hacer dinero en el mercado de los wearables, un mercado en el que los márgenes de beneficios son cada vez más bajos, en torno al 30%. Por este motivo, la compañía estaría planteándose enfocar su negocio al desarrollo en el área de la medicina, donde los márgenes de beneficio rondan el 100%.

Jawbone abandona el mercado de los wearables

Esta noticia, después de conocer que la compañía interrumpía la fabricación de sus pulseras UP y cerraba los centros de soporte en Estados Unidos e Irlanda, viene a confirmar lo que venía siendo un secreto a voces.

Con la marcha de Jawbone nos dejan los wearables con estilo

Por desgracia, con la marcha de Jawbone los usuarios diremos adiós a una de las compañías que mejor estilo ha sabido darle a sus wearables, haciendo de estos más que un cuantificador deportivo un complemento perfecto.