Google Stadia sigue avanzando en su fase de desarrollo pero, todavía avanza de una manera un poco lenta. Por un lado, su acceso gratuito apenas está empezando a coger ritmo. Además, la lista de dispositivos compatibles aún no se ha ampliado, lo más molesto en la categoría de smartphones. De que sirve un servicio de juego en la nube sino podemos jugar donde queramos.

Esto cambia a partir de hoy. El 20 de febrero se amplía el número de smartphones compatibles. Donde antes solo estaban los Google Píxel ahora habrá un buen número de dispositivos soportados ampliando de este modo su presencia. Un gran salto que podría facilitar por fin la acogida del servicio de los de Mountain View, que es mirado con gran escepticismo.

Google Stadia ahora disponible en Asus, Razer y Samsung

La parte positiva de estas tres marcas es que con la incorporación de Samsung se incluyen los dispositivos de alta gama de los últimos cuatro años. Vamos a ver la lista de nuevos terminales que se han añadido a Stadia. Aquí está la lista completa:

  • Galaxy S8
  • Galaxy S8+
  • Galaxy S8 Activ
  • Galaxy Note8
  • Galaxy S9
  • Galaxy S9+
  • Galaxy Note9
  • Galaxy S10
  • Galaxy S10e
  • Galaxy S10+
  • Galaxy Note10
  • Galaxy Note10+
  • Galaxy S20
  • Galaxy S20+
  • Galaxy S20 Ultra
  • Razer Phone
  • Razer Phone 2
  • ASUS ROG Phone
  • ASUS ROG Phone II

Es un poco decepcionante ver que algunas de las grandes marcas, así como otras marcas relacionadas con el mercado gaming están fuera – LG y OnePlus son buenos ejemplos – y también un poco triste ver la inclusión de Razer, que no parece que se comprometa a producir un tercer teléfono, aunque su periférico gaming, el Razer Kishi, es clave. Pero, la incorporación de Samsung es sin duda una gran noticia para el servicio, por lo que Stadia definitivamente ha dado un paso adelante.

Actualmente podemos jugar en Stadia a través de los teléfonos Pixel 2, 3 y 4, Chromecast Ultra, y en la web si no tienes esos dispositivos. Con estas incorporaciones Google quiere convencer sobre su servicio, veremos sin convence o se va al cajón de los olvidados por los de Mountain View.