Sony vuelve a sorprender saltándose el E3 de nuevo. Pocos meses antes del lanzamiento de PlayStation 5 han decidido no acudir al mayor escaparate de videojuegos. Este es el segundo año consecutivo que Sony se salta una de las conferencias de videojuegos más grandes del mundo. El E3, abreviatura de Electronic Entertainment Expo, es un evento anual de varios días que se celebra cada junio en Los Angeles, y tradicionalmente ha sido donde tanto Microsoft como Sony han revelado nuevos detalles sobre el próximo software y hardware.

Sony se la juega ninguneando al E3

«Después de una evaluación exhaustiva, SIE ha decidido no participar en E3 2020. Tenemos un gran respeto por la ESA como organización, pero no creemos que la visión de E3 2020 sea el lugar adecuado para lo que estamos enfocados este año», dice un portavoz de Sony Interactive a The Verge. «Nos basaremos en nuestra estrategia de eventos globales en 2020 participando en cientos de eventos de consumidores en todo el mundo. Nuestro objetivo es asegurarnos de que los fans se sientan parte de la familia PlayStation y tengan acceso para reproducir su contenido favorito. Tenemos una fantástica línea de títulos que llegan a PlayStation 4, y con el próximo lanzamiento de PlayStation 5, realmente esperamos un año de celebración con nuestros fans».

No está claro si Sony está planeando un evento de lanzamiento único para PlayStation 5. Microsoft decidió aprovechar la trascendencia de los Game Awards para presentar en sociedad su próxima Xbox Series X, y presumiblemente planea revelar más información durante E3.

Se espera que la PS5 llegue en las navidades de este año. La empresa japonesa ha ofrecido detalles en pequeñas dosis, los últimos detalles han llegado durante el CES 2020. En este evento se han confirmado la retrocompatibilidad con versiones anteriores de PS4, la presencia de disco SSD, así como gráficos 8K y trazado de rayos (Ray Tracing). Sin embargo, poco más se sabe acerca de la consola, su línea de software, o cual será su diseño.

Es cierto que el E3 ha perdido parte de su relevancia. Como el streaming ha hecho que sea más fácil que nunca ver noticias desde casa, empresas como Nintendo están optando por celebrar sus propios eventos directos en línea. La asistencia cayó el año pasado, mientras que Sony se saltó el espectáculo por primera vez en sus 24 años de historia.

Sin embargo, queda por preguntarnos si es la estrategia adecuada antes del lanzamiento de una nueva consola. El E3 volverá a ser una batalla entre Nintendo y Microsoft mientras que los fans de Sony tendrán que confiar en terceros.