El próximo 19 de noviembre se une al mundo de los videojuegos Google. Google Stadia promete ofrecer lo que ninguna otra compañía ha hecho de momento, el juego en streaming en 15 países. Así, se convierte en la mejor forma de jugar a un videojuego sin gastar mucho, en prácticamente cualquier dispositivo que nos interese.

Más concretamente, podríamos jugar en cualquier televisor con solo disponer de un Chromecast Ultra y un mando de Stadia, Playstation o Xbox One. Si por el contrario íbamos a jugar en un ordenador, solo sería necesario el navegador de Google Chrome. Lo peor llegaba de la parte móvil, y es que únicamente el Pixel 3 dispondría de soporte de salida. Aunque se conocían los requisitos para cualquier Android e iOS, habría que esperar.

Pixel 2 y Pixel 4 se unen a Google Stadia

Con la salida del Google Pixel 4 presentado hace un par de días, se daba por sentado que podría usarse con Google Stadia. De hecho, la intención de la compañía es estar disponible en cualquier lugar, aunque parece que llevará su tiempo. Lo más curioso lo podemos encontrar en la página de soporte de Google.Google Pixel 2 en el soporte de Google Stadia

La familia de Pixel 2, Pixel 3 y Pixel 4 serán las afortunadas de probar el nuevo servicio de videojuegos. Sabiendo que los Pixel 3 vendieron menos que su predecesor, no es un movimiento que sorprenda para alcanzar el mayor número de usuarios posible. Aún así, el hecho de que se indique antes de la salida del servicio y siendo un dispositivo conocido, no dejaba de ser curioso que no lo hubiesen mencionado.

De inicio, Google Stadia no será gratuito, y se podrá acceder mediante el pack de Fundadores o el actual pack Premiere que se puede encontrar en la web. La suscripción pro de Stadia costará 9,99€, aunque con estos packs vendrán tres meses gratis, un Chromecast Ultra y un mando.

Que Google trate de ampliar al máximo los dispositivos compatibles es una buena noticia, aunque habrá que esperar a que las marcas más populares se encuentren incluidas. Por supuesto, habrá que ver el rendimiento del servicio en su salida y si es algo que realmente valga la pena.