Ayer comenzaba el esperado despliegue de macOS Catalina. La nueva actualización del sistema operativo para mac de los de Cupertino. Entre muchas mejoras, llegaba al fin la unificación del desarrollo y las apps universales. Los desarrolladores podrían portar cómodamente las apps de iPadOS a macOS. Pero parece que no es tan bonito como parecía.

Project Catalyst se enfrenta a las críticas

Parece que esto de portar aplicaciones nos suena a todos. En su momento, Microsoft intentó esta misma jugada con un fracaso estrepitoso. De hecho, no ha tenido mucho acierto la empresa de Redmond en el tema de apps.

Sin embargo, aquello que se postulaba como la sencillez absoluta parece que no es como lo describían. Algunas apps como DC Universe y Asphalt 9 han sido retiradas de la oferta inicial, a pesar de ser el baluarte de Catalyst.

Por otro lado, algunos desarrolladores se cuestionan si es justo cobrar dos veces a un usuario por la misma aplicación. Algunos creen que deben hacerlo por lo laborioso del proceso y otros consideran que los usuarios se van a cansar de pagar.

La universalidad que proponía Microsoft y que todavía encontramos en Xbox One y Windows 10 presentaba una compra única y la posibilidad de utilizar la app en cualquier dispositivo. La universalidad de Apple parece requerir un pago en cualquier sistema operativo. Entonces, se trata de apps universales o apps duplicadas en dos tiendas diferentes.

La propia Apple describía las apps como universales pero, si tenemos que pagar hasta tres veces por una app, ¿no os parece exagerado? Veremos como avanza el antiguo Project Marzipan y que estrategia sigue Apple para exigir a los usuarios pagar más de una vez.