Bueno, bonito y barato. Puede sonar trivial, pero así podría resumirse la experiencia con el Honor 10. La marca perteneciente a Huawei consigue hacernos olvidar que se trata de un terminal de gama media. El smartphone cumple a la perfección con las tareas del día a día, satisfaciendo todas las funciones del usuario medio.

Entendamos por usuario medio aquel que utiliza su smartphone para consumo multimedia, redes sociales y navegación por Internet. En otras palabras, el Honor 10 resuelve las necesidades de la mayoría de los usuarios de Android. En este artículo, os contamos nuestras impresiones tras varias semanas de uso.

Honor 10
Pantalla5,84″ FullHD+ (1080 x 2280) IPS LCD
ProcesadorKirin 970
4 núcleos @ 2,4 GHz – 4 núcleos @ 1,8 GHz
RAM4 GB
Almacenamiento128 GB
Batería3.400 mAh
Cámara trasera16 MP f/1.8 + 24MP B/N f/1.8
2160p @ 30fps
Cámara delantera24MP f/2.0
Sistema operativoEMUI 9.1 (Android 9.0)
ColorPhantom Blue
Dimensiones y peso149.6 x 71.2 x 7.7 mm – 153 g
ConectividadUSB-C, WiFi 802.11ac, Bluetooth 4.2, NFC
OtrosLector de huellas

Un terminal bonito, cómodo y ligero

Es difícil pensar que pasar de un Samsung Galaxy S8+ al Honor 10 fuese algo sencillo. Hablamos de pasar a un teléfono «pequeño», por debajo de las 6 pulgadas, que viene siendo la tendencia del mercado en los últimos años. Sin embargo, en apenas unos días, terminas acostumbrado al nuevo terminal.

Sus dimensiones, así como su peso (en torno a los 150 gramos) hacen que tenerlo en la mano sea algo realmente cómodo. Deja de ser necesario sujetarlo con ambas extremidades y se nota realmente ligero. El agarre en mano es muy bueno y la ausencia de cristal curvado no es un contra en este caso.

Con este tamaño, una de las cosas que se agradece, es la ubicación del lector de huellas. Honor ha decidido situarlo en la parte inferior del terminal en lugar de usar la parte posterior del teléfono. Sin duda, es una de las mejores decisiones de cara al usuario.

Parte inferior-trasera del teléfono

El famoso «notch» (o ceja, en español) sigue el estilo marcado por el iPhone X y EMUI consigue adaptar realmente bien el sistema para colocar los elementos a su alrededor. La otra cara de la moneda es la falta de adaptación de muchas apps de Android a este nuevo elemento que aparece en pantalla.

Presumiendo de pantalla IPS LCD

En muchos análisis, el uso de una pantalla IPS LCD suele aparecer como un punto negativo. No es el caso del Honor 10, que se olvida de las pantallas AMOLED y opta por esta clásica tecnología. Teniendo en cuenta el rango de precios en el que se enmarca, se entiende esta decisión… Más todavía, cuando ves la calidad del panel.

Más vale optar por un panel IPS LCD con un buen equilibrio de colores, brillo y contraste, en lugar de elegir un panel AMOLED algo pobre y recortar en resolución. Aquí, efectivamente, lo comparamos con el que podría ser uno de sus principales competidores, el Xiaomi Mi A3. Punto a favor del Honor 10.

La resolución elegida es FullHD. ¿Es necesario superar esta relación de píxeles en una pantalla de 5,84 pulgadas? Con una densidad de 432 ppi, parece claro que ha sido una elección acertada. Este punto, además, influye positivamente en la autonomía del terminal, que trataremos más adelante.

Twitter en la pantalla del teléfono

Con un brillo de 500 nits, podemos utilizar el teléfono sin ningún problema en exteriores. Además, el sistema de brillo automático se encarga de realizar todos los cambios por nosotros. Como punto negativo, perdemos los negros auténticos que sí podemos encontrar en terminales con pantalla AMOLED.

Potencia bruta para el día a día

El procesador Kirin 970 llega fabricado por HiSilicon (otra de las empresas de Huawei) con la gama alta en mente. Al hablar de este procesador de ocho núcleos tenemos que tener en cuenta que el Huawei P20 Pro fue lanzado con esta CPU. Además, la GPU Mali-G72 que promete hasta 30 GFLOPS por núcleo tampoco defrauda.

Los benchmarks hablan por sí solos, con 205.000 puntos en Antutu. La diferencia con el Huawei P20 Pro es de apenas 4.000 puntos y se amplía hasta 10.000 si lo comparamos con el Huawei Mate 10. Pero lo importante no son las cifras y es que en el uso diario ha cumplido satisfactoriamente.

Multitarea

En tareas habituales, como la navegación web o el uso de aplicaciones de mensajería y redes sociales (WhatsApp, Twitter, Instagram y Telegram, sobre todo) el funcionamiento ha sido realmente fluido. La multitarea se ha comportado bien gracias a sus 4GB de RAM, siendo poco habitual que el smartphone suspenda aplicaciones en memoria.

En juegos como Asphalt o Crossy Road hemos visto cómo la gráfica cumple con lo que promete. Sin embargo, el terminal se toma algo de tiempo al procesar imágenes a las que aplica su famosa inteligencia artificial o que cuentan con HDR. No todo podía ser perfecto.

Cámara con IA, pero con carencias en la oscuridad

La inteligencia ha llegado a los smartphones para quedarse. Cada vez son más marcas las que apuestan por su uso dentro de la cámara y el Honor 10 es uno de los beneficiados. El terminal es capaz de reconocer el contexto de la escena que estamos capturando, de forma que adapta los ajustes a las distintas condiciones y logra buenos resultados.

Doble cámara

Como consecuencia, obtenemos imágenes de paisajes, comida, retratos, etc. con tonalidades más vivas, sin llegar a tener colores saturados. Además, la IA no solo reconoce la escena en general, sino que también reconoce algunos elementos. Esto se nota al realizar el post-procesado de la imagen, donde se ve una mayor nitidez.

Sin embargo, la inteligencia artificial comienza a fallar cuando las condiciones lumínicas no son adecuadas. En entornos nublados o nocturnos, da la sensación de que el teléfono puede aprovechar mejor su sensor f/1.8. Como consecuencia, encontramos colores más vivos, pero con cierta distorsión y mucho ruido.

Análisis del Honor 10 1
Atardecer con Inteligencia Artificial
Análisis del Honor 10 2
Atardecer con zoom
Análisis del Honor 10 3
Comida con Inteligencia Artificial
Análisis del Honor 10 4
Foto nocturna con Inteligencia Artificial

En el apartado de vídeo, al grabar en resolución FullHD, especialmente a 60 fotogramas por segundo, se echa en falta una mejor estabilización. Con esta opción, lo único que vemos es el movimiento de la cámara al grabar a una tasa de frames muy alta. En vídeos que no requieran demasiado movimiento cumple de manera satisfactoria.

Un 10 en batería y conectividad

Cuando te dan un teléfono con 3.400 mAh, lo primero que piensas es que la batería va a ser un gran problema. El Honor 10 ha demostrado todo lo contrario, logrando una autonomía de entre 6 y 7 horas de pantalla con un uso intenso: Google Maps, apps de mensajería y redes sociales, cámara… Todo en el mismo día.

Combinar esta capacidad de batería con el procesador Kirin 970, que tan buenas críticas ha recibido por su gestión de energía en el Huawei P20 Pro, junto con una pantalla FullHD ha sido todo un acierto por parte de la marca. Además, EMUI pone su granito de arena en esta capacidad de administración de la autonomía.

En cuanto a conectividad, el Honor 10 no se olvida del jack de auriculares y eso siempre es un punto positivo. Por otro lado, también apuesta por el USB Tipo-C y cuenta con todas las características inalámbricas y de posicionamiento imprescindibles, al que se suma un sensor infrarrojos que siempre puede venir bien.