Parece que la Unión Europea ha decidido cargar contra Google por los múltiples casos abiertos. Primero fue Android y ahora le ha tocado el turno a la publicidad. Google ha aprovechado su posición de poder en este segmento y ha truncado las búsquedas a su antojo eliminando su imparcialidad, y lo ha pagado caro.

Google tendrá que pagar casi 1500 millones de euros a Europa

La nueva multa de 1.490 millones de euros a Google se debe a las prácticas ilegales de la compañía de Mountain View para gestionar los anuncios con gestores que compiten directamente con AdSense, la plataforma de publicidad de Google. Como ha pasado hasta la fecha, Google ha negado todos los cargos y apelará la decisión de la Unión Europea. La Unión Europea ha acusado a Google de haber impuesto cláusulas restrictivas en sus contratos con páginas web de terceros que impidieron a los rivales poder poner sus anuncios relacionados con las búsquedas que hacían los usuarios.

Una nueva actividad monopolística en la que la empresa de Mountain View se ha visto implicada. Con estas clausulas se restringe la capacidad de poder elegir que publicidad se puede elegir para nuestro sitio web.

La UE prepara su cuarta multa por posicionamiento negativo de otros navegadores

En la Unión Europea se han saltado el refrán y a la tercera no fue la vencida. La Unión prepara un nuevo caso contra Google, el cuarto, donde está preguntando a buscadores competidores si la compañía está posicionándolos negativamente.

Esta nueva multa de 1.490 millones de euros supone el 1,29% de la facturación de Google en 2018. Margrethe Vestager, ha destacado que Google no debe realizar prácticas de abuso de posición dominante, ya que está negando a los consumidores la posibilidad de elegir libremente entre otros servicios, además de poder perderse otra innovaciones y mejoras, o mejores precios. Google lleva ya alrededor de 8.000 millones en multas con la Unión Europea.

Mientras, Google ha obedecido y permitirá que podamos elegir el navegador y el buscador por defecto en nuestros dispositivos Android. La empresa de Mountain View a pesar de su clásico eslogan, Don’t be evil, se han acabado asemejando a Microsoft y ofrecen la misma solución que ofrecieron los de Redmond antaño.