A estas alturas no es ninguna sorpresa que Facebook vuelva a ser descubierta en un escándalo de privacidad. Sin embargo, los modos de este último escándalo muestran la obsesión con los datos de la empresa de Mark Zuckerberg y el problema que supone. Con este último escándalo queda patente que Facebook ha obviado todas las advertencias y se ha convertido en un observador de nuestras vidas.

El método empleado por Facebook en esta ocasión viene camuflado como la app «Facebook Research» ubicada en la App Store de Apple y superando las medidas de privacidad de la empresa de Cupertino. Apple no permite que una app pueda recopilar y enviar datos de otras apps y juegos en un teléfono o datos que no afecten al funcionamiento pero, Facebook lo ha sobrepasado.

Facebook sobrepasa los límites de la privacidad una vez más

Han evitado la plataforma oficial de pruebas denominado TestFlight y han utilizado otros métodos para no verse restringidos a solo 10 mil participantes. Además, TestFlight permitiría a Apple revisar la app antes de que se publicase. Facebook optó por un servicio de betas menos restrictivo y que permitiese enmascarar su involucración en el espionaje, al menos inicialmente. Luego abrió las pruebas a individuos entre 13 y 35 años y ofreció recompensas económicas a aquellos que participasen. Para los jóvenes poder conseguir 20 dólares es una tentación increíble y para Facebook una oportunidad única de conocer que uso hacen de su smartphone.

También se ha descubierto que hacían lo mismo con la app Onavo Protect VPN, que supuso un gran revuelo por sus prácticas de recogida de datos, y tras haber indicado que dejarían de hacerlo. Esto, obviamente, significa que han cambiado la manera de hacerlo, según indican en TechCrunch, incluso el código de las apps permanece igual.

Facebook ha compartido nuestros datos con los gigantes tecnológicos

El Proyecto Atlas es una herramienta que acaba con la privacidad y espía ofreciendo a Facebook la capacidad de vigilar cada uno de nuestros movimientos. Tanto si se usa la app como sino la app sigue realizando esta funcionalidad. La compañía ha confirmado y reconocido el uso continuado y no ha mostrado interés en dejar de hacerlo.

Por su parte, Apple también ha declarado estar al tanto de este programa pero no ha declarado ninguna acción al respecto. Parece que la privacidad tiene un coste y este es demasiado barato.