Ese pronóstico que vaticinaba la escasa demanda de iPhone en China, el mayor mercado de smartphones, parece ser una realidad. Esto además ha desembocado en una guerra comercial entre China y Estados Unidos. Ahora, cuando parecía que se habían calmado las aguas vuelven los problemas para Apple que baja aún más sus predicciones.

Apple reducirá todavía más su producción

Cabe destacar que una vez ha pasado el entusiasmo inicial con los nuevos iPhone de Apple, algunos analistas se han atrevido a indicar que el precio es un tanto exagerado. El mes pasado, Apple solicitaba a sus suministradores que redujesen la producción para sus modelos XS, XS Max y XR.

Esta solicitud llegaba antes de que Apple anunciase la reducción en sus previsiones, según indicaban en Nikkei. Apple atribuyó la baja demanda a China pero el daño ya estaba hecho y la empresa de Cupertino se tambaleaba en bolsa. Ya no es la primera empresa en capitalización bursátil del mundo.

Fotos del iPhone XR

Canalys estima que las ventas cayeron un 12% en China el año pasado y prevén que caiga otro 3% durante este año. Esto supondría vender por debajo de los 400 millones. Estas cifras eran más propias del año 2014. La producción de los nuevos y viejos iPhone será reducida en el entorno de los 40 millones para el primer trimestre del año. La predicción inicial hablaba de 47 millones de unidades.

Estos nuevos datos surgen tras los anuncios de Samsung y Skyworks, suministradores de chips para el iPhone, sobre su débil primer cuarto del año. Los suministradores de Apple para el iPhone incluyen a Foxconn y Pegatron. La segunda se ha negado a hacer declaraciones.

Sin embargo, parece que este recorte ha sido asumido por el mercado y, por el momento Foxconn y Pegatron vuelven a levantar cabeza. Habrá que ver si se producen nuevos recortes o una reducción de precios en los nuevos terminales para fomentar la demanda. Apple debe resarcirse de esta mala situación si quiere recuperar su puesto de liderazgo.