Llevábamos años viendo como la burbuja de Apple estallaría más pronto que tarde. Y justamente eso es lo que ha ocurrido. Ayer, la que fuese hasta hace nada la compañía más valiosa del mundo se desplomaba en bolsa hasta el punto de verse obligada a detener su cotización.

Una caída del 8% obliga a Apple a detener su cotización en bolsa

Así, después de revisar sus expectativas de ingresos para el primer trimestre del año fiscal, debido a las bajas ventas de su iPhone XS y a la desaceleración económica en China, la compañía ha optado por detener su cotización en bolsa en vista de la caída de un 8% del valor de sus acciones.

NASDAQ Apple

Y es que, como el propio Tim Cook ha reconocido, los ingresos serán bastante inferiores de los 93.000 millones pronosticados por la compañía. Concretamente 9.000 millones por debajo de lo esperado por la ésta. Algo que ha obligado al CEO de la compañía de Cupertino a salir a la palestra a fin de tranquilizar a los inversores asegurando que todo está dentro de las expectativas.

Tim Cook trata de tranquilizar a los inversores

De esta manera, y según la carta enviada por Tim Cook a los inversores, la compañía espera terminar el Q1 2019 con unos ingresos aproximados de 84.000 millones de dólares, lo que supone un margen bruto del 38%, unos gastos de funcionamiento cercanos a los 8.700.000 millones de dólares y una tasa de impuestos del 18,5%.

Veremos cómo maneja el temporal Apple de aquí al próximo 29 de enero, día en el que Apple presentará los resultados correspondientes al primer trimestre fiscal de 2019 y qué sucede a partir de entonces. ¿Qué os ha parecido esta noticia?