Parece que Samsung está preparando su remesa de dispositivos para el año que viene. El primero de ellos se trataría de un smartwatch con nombre en clave Pulse. Este seguirá siendo un dispositivo con Tizen como sistema operativo.

Samsung Pulse, el nuevo smartwatch está listo

Este nuevo Samsung Pulse será el sucesor del denominado Samsung Gear Sport que fue lanzado el año pasado. El vendedor quiere potenciar su marca Galaxy en la gama de smartwatch como hizo con el Galaxy Watch.

Esta nueva manera de catalogar sus productos, y viendo su diseño, nos estaría indicando que se trata seguramente del Galaxy Sport. Como indican en SamMobile, este dispositivo se denomina SM-R500 y su versión de software inicial es la R500XXE0ARL5 sugiriéndonos que su producción ha comenzado este mes.

samsung-gear-sport

Casualmente el Gear Sport utilizaba un número de modelo SM-R-600. Así pues tendremos que esperar si se trata de una gran actualización o solo de un cambio mínimo. Las especificaciones del Watch que sabemos son muy pocas pero, lo que sabemos es que el supuesto Galaxy Sport utilizará 4GB de RAM y utilizará el sistema operativo de Samsung para wearables, Tizen.

Si el reloj llega con funciones deportivas es más que probable que quieran potenciar estas características, incluyendo el sensor de ritmo cardíaco, monitorización del sueño y podómetro. Además, Samsung aprovecharía para ofrecer dos variantes, una LTE y otra WiFi. La parte fundamental del reloj sería una pantalla AMOLED cercana a las 1,2 pulgadas con marcos mínimos. Además, podría incorporarse el asistente de Samsung, Bixby.

Samsung todavía debe indicar cuando lanzará el nuevo wearable de la compañía. Todavía no hay ningún evento cercano pero, podría ser lanzado en febrero junto con el inminente Samsung Galaxy S10. Se esperan cinco terminales en esta familia de dispositivos, una de ellas con conectividad 5G. Todos los modelos utilizarán el Snapdragon 855 o el Exynos 9820.