En la actualidad el marketing ha pasado de ser un elemento marginal a ser algo fundamental. La estrategia de mercado del boca a boca quedó anclado en el pasado y ahora debemos darnos a conocer. Es necesario incluso realizar una programación metódica y precisa de nuestras acciones o campañas para que tengan el alcance adecuado.

Las grandes empresas sufren también de estos problemas. Nadie está exento y lo que puede considerarse una genialidad acaba en fracaso rotundo. El mundo digital es complicado e incluso las grandes empresas deben realizar un gran esfuerzo.

El marketing y la falta de equilibrio en el balance

Las empresas tienen que realizar un trabajo equilibrado para evitar minusvalorar diferentes áreas de la empresa. El problema es que los problemas de marketing están ahí. El marketing puede absorber todo lo que queramos inyectar. Al fin y al cabo a mayor inversión solemos obtener mayor rédito en nuestra campaña.

Es por eso que, las grandes empresas del sector deben valorar lo que hace una estrategia de marketing frente a invertir en I+D o en el diseño del producto. Hace poco saltaba la noticia de que Samsung es con diferencia la empresa que más invierte en marketing. Pero, vemos como su inversión en I+D, al menos en 2013 era también elevada.

Un trabajo de equipo

Sin embargo, al menos en las cifras de 2013, podemos ver como Apple no se encuentra entre las empresas que más invierten en un área tan importante como I+D. Si que es una empresa que invierte grandes cantidades de dinero en marketing. Así, la empresa de Cupertino debería balancear más la situación con el fin de conseguir productos más punteros.

Estamos en una época donde la imagen es clave pero, si no se realiza un esfuerzo por controlar el marketing podríamos parecer desesperados por vender. Es necesario un plan de marketing asociado con el área de ventas para que la unión de ambas partes ofrezca una conclusión idónea.