Rusia es un país con unas normas más estrictas que el resto de los países que se pueden encontrar en Europa, y estos llevan un mayor control sobre la información que llega a la gente de a pie. De hecho, tiene una serie de sitios webs a los que se puede acceder, o al menos, no se puede de forma teórica, y es que Google sigue manteniendo los enlaces a estos sitios.

Por supuesto, esto implica que es posible acceder a sitios webs que el gobierno no quiere, y por lo tanto se pueda encontrar información que se mantenga alejada de los ideales que quieren tener. En los últimos años el gobierno ha ganado poder en este sentido, llegando a eliminar la Wikipedia por no banear algunas páginas. Sin duda, las medidas del gobierno pueden llegar a ser drásticas.

Google es acusada formalmente

La agencia de comunicación rusa Roskomnadzor, ha publicado un comunicado en el que ha acusado a Google de no realizar lo que tenía que hacer, que es conectarse a una base de datos en el que se encuentre todo lo bloqueado en el país, para que no sea posible acceder.

Obviamente, esto les puede generar una multa a Google  que, según han indicado, puede llegar a ser de hasta 700000 rublos, que al cambio son unos 10000$. Obviamente esta no es mucha cantidad, por lo que el gobierno Ruso podría plantearse multarles con un 1% de sus beneficios anuales por no cumplir con leches similares

No es la primera de Google

De hecho, esta no es al primera vez que Google tiene problemas con el país, y es que ya hace un par de años tuvieron un problema por las prácticas realizadas con su sistema operativo de móviles Android por el que tuvieron que pagar una multa de 6.75 millones de dólares. ¿Qué os parece lo que hace Google?