La única marca de smartphones españoles no pasa por su mejor momento. La ardua lucha con las marcas chinas está pasando factura, aunque no sólo a BQ. Todo el mercado se resiente aunque en mayor medida BQ. Ahora ha trazado un plan para asegurar su supervivencia.

BQ se repliega y se centra en Vietnam

La estrategia de BQ pasa por llevarse la producción de China a Vietnam y ofrecer directamente allí sus productos. El sobresaturado mercado español apenas deja lugar a la competencia con Xiaomi, OPPO y otras marcas destruyendo cualquier competencia con una política de precios muy bajos.

Si el año no empezaba muy bien para BQ con numerosos despidos, ahora deben adaptarse a los tiempos que corren. Se elimina así gran parte de su departamento comercial y se verá reducida su presencia en centros comerciales. Sólo prevalecerán aquellos que sean rentables de cara a la campaña de Navidad. Se reduce así la presencia de BQ hasta convertirse en una marca residual en España.

La empresa ha confirmado a este medio que ha firmado un acuerdo de colaboración con la empresa vietnamita Vingroup, el mayor grupo empresarial del país. BQ desarrollará los smartphones a partir de ese acuerdo del que dará novedades en los próximos días.

BQ indica que no es una empresa de smartphones sino que es una de sus divisiones. Está división está viendo una gran cabida de sus productos en mercados como el de Angola. BQ deberá adaptarse al nuevo mercado si quiere sobrevivir. En parte solo podemos alegrarnos por la decisión tomada que asegure su supervivencia aunque nos apena ver como la única empresa española dedicada a los smartphones tiene que abandonar el país.