Llevamos años jugando con la idea de que la compañía surcoreana lanzará al mercado un terminal con pantalla plegable, y aunque finalmente el gigante asiático no será el primer fabricante en introducirlo, puesto que la china ZTE fue la primera en entrar en este mercado con el fallido Axon M, sí que podría ser el primero en lanzar un dispositivo verdaderamente funcional.

Samsung se prepara para su smartphone plegable

Como todos podemos más o menos apreciar, el sector de la telefonía móvil va camino del estancamiento en lo que a innovación se refiere. Y es que, salvando la llegada de los sensores de huella dactilar en pantalla, pocas son las innovaciones que podemos encontrar. Soluciones con las que ofrecer un mayor aprovechamiento de pantalla y poco más.

No obstante, todo parece indicar que estamos a las puertas del «next big thing». El siguiente gran avance en el sector de la telefonía móvil. Las pantallas flexibles. Una idea que lleva años con nosotros y que por fin podría ser una realidad con el siguiente terminal del gigante surcoreano. El Samsung Galaxy F. Algo para lo que Samsung Mobile ya se prepara cambiando la imagen de su perfil de Twitter donde podemos ver como la palabra Samsung se pliega sobre una S que hace las veces de bisagra.

Una interfaz creada entre Samsung y Google

Como ya demostró el fallido ZTE Axon M, lo importante no es ser el primero en llegar. Lo importante es ser el primero en obtener un producto verdaderamente funcional. Y es que a diferencia del dispositivo plegable de ZTE, el cual como todos hemos podido comprobar no dejaba de ser un engendro caro con escasa utilidad, Samsung habría trabajado codo con codo con Google para crear una versión de Android personalizada con una interfaz de usuario especialmente adaptada para su dispositivo plegable.

Así es el ZTE Axon M

Así, este Samsung Galaxy F, que llevaría como número de modelo SM-F900U, dispondría tanto del hardware, creado por la propia Samsung, como el software necesario para hacer del terminal un dispositivo funcional en todos los sentidos. Justamente lo contrario que lo visto en el ZTE Axon M.

Samsung Galaxy F; 4,6 pulgadas que se convierten en 7,29

Este Samsung Galaxy F, según las diferentes filtraciones, contaría plegado con una pantalla OLED de 4,6 pulgadas que una vez abierto alcanzaría las 7,29 pulgadas. Así dispondremos de un smartphone con una pantalla de 4,6 pulgadas que en modo tablet duplicaría su pantalla.

Samsung patente flexible

El terminal, debido al aumento de grosor que supone contar con dos pantallas, dispondría de una batería de 3.000 mAh que, si bien será más que suficiente para el modo plegado, seguramente se haga algo escasa cuando hagamos uso de las 7,29 pulgadas del dispositivo.

Pese a que el terminal sería presentado en la Conferencia de Desarrolladores de Samsung que comenzará el próximo 7 de noviembre en San Francisco, este Samsung Galaxy F no saldrá a la venta hasta principios de 2019. Sea como fuere, lo que sí parece bastante claro es que este nuevo terminal de Samsung tendrá un precio de lo más elevado. ¿Qué esperáis del nuevo Samsung Galaxy F? ¿Creéis que los teléfonos plegables serán un estándar en un par de años?