A estas alturas ya es un secreto a voces que Samsung nos deleitará en 2019 con tres modelos del Galaxy S10 (que promete ser una revolución respecto a los últimos teléfonos de gama alta de la compañía) y con un teléfono plegable (concepto con el que llevamos soñando años).

¿Será el Galaxy S10 el «asesino» del notch?

Hoy, gracias al sitio web Bloomberg, hemos podido saber más detalles acerca de estos lanzamientos que están por venir. En primer lugar, está más que confirmado que tanto el Galaxy S10 como el S10 Plus traerán pantallas curvas OLED con lector de huellas en pantalla. Además, contarán con una triple cámara trasera y una revolucionaria cámara frontal en pantalla (un concepto que, de triunfar, supondría el adiós del notch, tecnología nunca implementada por Samsung).

Por otro lado, el pequeño de la familia, el Galaxy S10 Mini (suponiendo que este sea su nombre final) será una alternativa más barata y probablemente carente de pantalla curva y lector de huellas en pantalla, aunque sí podemos prever que será un teléfono de gama media-alta en todo lo demás.

Otro apunte es que Samsung podría estar hablando con la compañía Verizon para crear una versión 5G del Galaxy S10 exclusiva para los Estados Unidos. Está por ver si la compañía ampliará esta estrategia a otros mercados como el europeo o el sudamericano.

Un teléfono plegable que podría estar menos listo de lo que parece

Bloomberg también ha comentado detalles sobre el famoso teléfono plegable de Samsung, cuyo nombre en clave es «Winner». Al parecer, la compañía surcoreana aun no ha decidido si el teléfono se podrá doblar vertical u horizontalmente. De ser esto cierto, el teléfono no será presentado al público en su versión definitiva en la conferencia de desarrolladores del próximo mes, sino que como mucho veremos un prototipo o algunos pequeños detalles.

Este teléfono contará con una pantalla de unas cuatro pulgadas cuando esté doblada y podría alcanzar aproximadamente siete pulgadas. Sin embargo, parece que no podrá contar con lector de huellas en pantalla debido a impedimentos de la propia tecnología de la pantalla.

2019 será el año en que Samsung intentará dar un golpe sobre la mesa para frenar el meteórico ascenso de Huawei a la cima. ¿Qué ocurrirá finalmente en esta guerra tecnológica entre las empresas chinas y surcoreanas? Solo el tiempo otorgará un veredicto.