Tanto si habéis trabajado en IT  como si habéis ayudado a alguna amigo en informática, conocéis el secreto más importante. La manera de solventar todos los problemas pasa por apagar y volver a encender. También hay otros trucos legendarios como ver si el dispositivo está encendido o conectado a la corriente. Todo esto parecería en clave de humor sino fuese porque ha sido la solución de la NASA.

El Hubble soluciona sus problemas con un reinicio

La propia NASA ha dado una explicación muy técnica que viene a resumirse en lo que haríamos todos con cualquier equipo electrónico en casa. La complejidad de la operación de la NASA es evidente eso si. En primer lugar reiniciaron el giróscopo para, a continuación, realizar una serie de movimientos para recalibrar el giróscopo. Es decir, lo que haríamos todos, reiniciar el equipo y luego ajustar toda pieza mecánica para ver si funciona.

Reiniciar

El telescopio Hubble es crucial para los astrónomos alrededor del mundo. A comienzos de este mes entró en modo seguro y, de los tres los giróscopos que usa para mantenerse estable uno falló. El fallo se produjo antes de lo planeado y el giróscopo de reserva tampoco funcionó. Los giróscopos garantizan un mayor alcance del telescopio y es vital para los astrónomos.

Estos giróscopos son ruedas motorizadas dentro de un cilindro y a su vez dentro de un fluido que siente el movimiento del telescopio. Esta rueda giraba muy rápido quizás porque el cilindro estaba fuera de su eje de rotación. Ahora tras esta genuina maniobra el Hubble vuelve a funcionar con normalidad.

La pieza fallida

Resulta interesante, aunque lo hayamos reducido al absurdo, que un equipo de cientos de millones de euros pueda ser reparado fácilmente con técnicas domésticas. Por el momento deben hacer más pruebas pero, parece que se han solventado los problemas con el telescopio Hubble.