Los usuarios aprendemos rápido, y si algo nos ha enseñado Apple con su sistema operativo móvil es que, si quieres seguir disfrutando de tu smartphone como hasta ahora, más vale que esperes a que las siguientes actualizaciones corrijan los errores de las primeras versiones. Y esto es algo que está pasando factura a iOS 12.

La mala fama de iOS 11

iOS 11 ha podido marcar un antes y un después para la compañía de Cupertino, y es que pese a haber lanzado con anterioridad versiones de su sistema operativo móvil un tanto inestables, con iOS 11 Apple se llevó la palma. Y eso en la era de las redes sociales y de la viralización se paga.

iPhone 8 iOS 12

Si por algo se diferencia iOS de Android es sin duda por su escasa fragmentación, y es que mientras que en el sistema operativo móvil de Google pasan años hasta que los usuarios actualizan sus terminales a la última versión de este, si es que su fabricante les da la posibilidad de hacerlo, Apple permite a todos sus usuarios actualizar a la última versión de iOS el mismo día que está disponible. Sin depender de otros fabricantes ni de las operadoras.

Los usuarios de iOS se lo piensan dos veces antes de actualizar

No obstante, y pese a ofrecer la actualización el mismo día para todo el mundo, la tasa de adopción de iOS durante sus primeras semanas de vida no para de caer año tras año, y es que mientras que iOS 7 contaba a los 10 días con una tasa de adopción del 63,4%, la de la última versión de este, iOS 12, apenas llega al 20,7% de adopción diez días después de su lanzamiento, lo que supone una caída del 42,7% con respecto a la tasa de iOS 7. Casi nada.

iOS 12 tiene la menor tasa de adopción hasta la fecha

Esto, pese a que diferentes medios se empeñen en decir que esto es debido a que muchas de las funciones anunciadas para iOS 12 no llegarán hasta iOS 12.1, funciones como las llamadas grupales mediante FaceTime o la eSIM para los iPhone XS y XS Max, la realidad es que la actual versión del sistema operativo móvil de Apple ya cuenta con novedades suficientes como para que los usuarios actualicen sus terminales. Funciones tan demandadas como las notificaciones agrupadas.

Le pese a quien le pese, parece que la causa de esta baja adopción podría estar en la mala experiencia que supuso la actualización a iOS 11, una actualización que trajo consigo el escándalo de las baterías y que lastró de forma más que significativa el rendimiento en muchos terminales. Por ello, y dada la imposibilidad de volver atrás una vez hemos actualizado, cada vez son más los usuarios que esperan a que todos los fallos estén corregidos para actualizar. ¿Qué opináis vosotros?