Una vez abandonado el sistema operativo Windows 10 Mobile, sus usuarios tenemos que refugiarnos en Android o iOS. Sin embargo, existen excelentes alternativas. En esta ocasión hemos podido probar un terminal excelente en todos los ámbitos, el Nokia 8 Sirocco.

El valor de un gran nombre

Cuando presentaron desde HMD el terminal en cuestión advertimos que ese nombre implicaba excelencia. La Nokia prospera de principios del siglo XXI presentó el Nokia 8800 Sirocco como el baluarte del estilo y el diseño. Era una pieza de lujo bien ensamblada con materiales nobles.

Un ejemplo del diseño

HMD había decidido resucitar un terminal con una intrahistoria increíble. Ya os podemos adelantar que el Nokia 8 Sirocco no decepciona, veremos si está a la altura de su predecesor o si por el contrario se basa únicamente en la nostalgia.

Diseño más allá del estándar

Lo primero que percibimos al abrir la caja es la elegancia del terminal. Un diseño que hemos podido ver en otros terminales pero, con guiños y matices que van más allá. No se trata tan solo de una pantalla curva y una doble lente. Hay un trabajo mucho más completo detrás.

Nokia 8 Sirocco, el retorno del estilo 1

Su pantalla curvada en los bordes junto con la terminación cromada que acompaña a todo el recorrido es una gran elección. Los botones de integran en el lateral y se dejan entrever levemente al paso de nuestros dedos.

La trasera guarda semejanza con el frontal y de curva en los laterales. La elección del cristal para la trasera es todo un acierto, aunque nuestros inquietos dedos serán una pesadilla en forma de huellas perfectamente definidas sobre su trasera.

Nokia 8 Sirocco, el retorno del estilo 2

Destacan tres elementos sobre su trasera. El lector de huellas que apenas sobresale sobre su relieve. Su combinación de cámaras Carl Zeiss, con la firma Zeiss visible y la presencia de Android One en este dispositivo.

Los detalles marcan la diferencia

El paquete incluido con este terminal incluye un cargador USB C, un cable y unos auriculares que se antojan de gran calidad. Mención aparte merece la funda rígida que nos garantiza una mayor durabilidad a costa de ver reducidas las huellas en la trasera y perder un poco el diseño. Ninguna funda le hará justicia al terminal pero ayuda a su supervivencia.

Nokia 8 Sirocco, el retorno del estilo 3

Por otro lado, el inconveniente de Android One es la falta de personalidad. HMD no ha personalizado este terminal más allá de los tonos de llamada o la aplicación de Cámara, que funciona de maravilla. Quizás se hubiese agradecido algunos matices en el fondo de pantalla o en alguna aplicación adicional.

Como una maquinaria Suiza

Una de las críticas más recurrentes hacia este terminal son sus especificaciones. Sin embargo, la familia Sirocco nunca se ha caracterizado por ser una bestia en especificaciones. Destacaba por su diseño.

este artículo ha sido íntegramente escrito desde el Nokia 8 Sirocco

Aún así encontramos un procesador Qualcomm Snapdragon 835, 4GB de RAM y unos impresionantes 128GB de almacenamiento. Suficiente para disfrutar de nuestra música, fotos y aplicaciones.

Nokia 8 Sirocco, el retorno del estilo 4

El funcionamiento ha sido perfecto. Más allá de fallos puntuales debidos a apps, deslizar el dedo por esta pantalla es síntoma de fluidez. No en vano este artículo ha sido íntegramente escrito desde el Nokia 8 Sirocco. Eso sí, necesitamos un par de días para acostumbrarnos a la curvatura de la pantalla en sus extremos.

Su pantalla de 5,5 pulgadas preside con una resolución de 2560×1440 el frontal del terminal. Un terminal que no será premiado por tener los menores Marcos pero si por su diseño.

Zeiss ha vuelto

La óptica es clave en fotografía y Zeiss ha sabido posicionarse muy bien en los smartphones. La calidad de esta doble cámara queda patente por los resultados, visibles a la vista de todos. La suerte de haber coincidido en un viaje a Francia también ayuda a que las fotos destaquen.

El efecto bokeh y el modo panorámico facilitan utilizar únicamente una cámara para el uso habitual. Se acabó la necesidad de utilizar apps de terceros o filtros tras la toma de fotografías. Todas las fotos que compartimos en este artículo tomadas con el Nokia 8 Sirocco no han sido editadas.

Y atentos al modo Pro, desata el potencial de la cámara al siguiente nivel. Así podemos controlar toda y cada una de las opciones que ofrece el módulo de la cámara. Una delicia para aquellos que os guste jugar con las opciones e ir más allá del point and shot.

Una autonomía más que suficiente

Mantener un diseño delgado y ofrecer una buena autonomía es complicado. Las pantallas siguen creciendo y las baterías siguen estancadas en la misma tecnología. Afortunadamente, el trabajo de HMD ha sido sobresaliente y la batería cumple con creces un uso diario. A continuación podéis ver una captura tras un día de uso.

Nokia 8 Sirocco, el retorno del estilo 14

Ha aguantado holgadamente nuestro día con un uso comedido, tres horas y media de pantalla y la capacidad de durar 11 horas más. Unos números muy interensantes y que con el tiempo se podrá optimizar mejor.

Conclusión

HMD, la casa de los teléfonos Nokia, ha sabido honrar el nombre Sirocco. Si bien podría mejorar ciertos aspectos, el global del terminal es muy bueno. Se puede notar la esencia de la mítica marca que fue un estándar de lujo dentro de la antigua Nokia.

Esperamos que podamos ver futura ediciones y que mantengan su personalidad y esencia más allá de las modas pasajeras. Así sí se pueden reutilizar viejas marcas. HMD está haciendo bien las cosas y podría reinstaurar el nombre de Nokia en este mundo lleno de terminales.

Valoración
Diseño
9
Autonomía
8
Multimedia
9
Calidad-Precio
8
Artículo anteriorSe filtra la Google Pixel Slate al completo
Artículo siguienteLa nueva Fitbit Charge 3 ya está a la venta
También conocido como Luskao. Ingeniero de Minas especializado en Energía Eléctrica. Apasionado de los deportes, la fotografía y la tecnología. @Luskao_sp en Twitter