Malas noticias para los internautas. Según hemos podido saber gracias a ADSLZone, unos investigadores de la Universidad de California en Riverside han hallado una vulnerabilidad que está presente en todos los routers WiFi y que carece de arreglo.

Se trata de una vulnerabilidad presente en el protocolo TCP que permite a los atacantes robar contraseñas y demás datos privados a través del envenenamiento de cache. Esto es posible porque el protocolo TCP, que divide los datos en paquetes, deja espacio a que los hackers adivinen los números de los paquetes e intercepten las comunicaciones. De esta manera, el atacante puede conseguir que veas en pantalla exactamente lo que él quiere y engañarte para que le des datos privados. En el siguiente vídeo se puede observar el funcionamiento de lo que comentamos.

¿Cómo podemos estar más seguros?

Gracias al protocolo seguro de transparencia de hipertexto (comúnmente conocido como HTTPS), podremos esquivar este problema (pues el tráfico va cifrado). No obstante, cuando no estamos amparados por este protocolo y el tráfico va en texto plano, podemos estar a merced de las malas intenciones del hacker.

Todos los routers del mercado de los últimos 20 años están afectados y no existe una solución inminente, sino que podría demorarse hasta cinco años. De momento, la única forma de estar totalmente seguros es navegar mediante Ethernet o hacer uso de HTTPS y HSTS. Aún así, el mejor consejo que podemos dar no es otro que cabeza y sentido común para no caer en las trampas de los atacantes.