La empresa fundada por James Park y Eric Friedman hace más de diez años ya no es una primeriza. Sus wearables disponen de una clara evolución año a año centrándose en mejorar. Además, no hay elementos sacrificados de por medio. Fitbit se ha preocupado de mantener los elementos que le hacen triunfar. El Fitbit Charge 3 no es una excepción.

En esta ocasión la gente de Fitbit nos presentan el renovado Charge 3. Una smartband que cada vez obtiene más elementos de los smartwatch. Si os gusta el deporte pero no queréis perderos las características de los smartwatch Fitbit dispone de un gran producto.

Fitbit Charge 3: La evolución hacia la excelencia 1

Fitbit Charge 3: Mejoras en todos los aspectos

La renovación de un producto como el Charge 2 era inevitable, son productos con una gran acogida y que siguen mejorando cada año. El Charge 2 ofrecía una pantalla mucho más grande pero  la mantenía en blanco y negro. En este Charge 3 y, tras la experiencia aprendida con el Fitbit Versa, se opta por una pantalla OLED aunque en escala de grises. Esto ha permitido mantener la autonomía en siete días a pesar de tener una pantalla más grande.

El cambio en el diseño reside en dos aspectos. Por un lado se elimina el botón de acceso, que era necesario pero evitable, y se incorpora un botón inductivo (similar al botón home de los iPhone). Y por otro lado se incorpora una pantalla táctil. Así se facilita la navegación que podía ser algo tediosa con el Charge 2. El cristal empleado para proteger la pantalla es Gorilla Glass 3 garantizando un mayor aguante.

Además, incorporan dos elementos muy interesantes del Fitbit Versa. Fitbit Pay para permitirnos pagar con nuestro Fitbit cómodamente y además incorporan el medidor de la salud femenina para ayudar a las mujeres a llevar mejor el ciclo menstrual.

Fitbit Charge 3: La evolución hacia la excelencia 2

El Fitbit Charge 3 también gana 50 metros de resistencia al agua convirtiéndose en un medidor ideal para cuando hagamos natación. Además su diseño más estilizado y su carcasa de aluminio anodizado lo convierten en un fuera de serie.

Estará disponible en octubre aunque ya se puede reservar por 149,95€. La versión con Fitbit Pay estará disponible en las mismas fechas aunque el precio se eleva hasta los 169,95€.