Como viene siendo habitual, Google acaba de publicar las nuevas cifras de distribución de versiones Android para el mes de julio, casualmente, el mes pasado se les olvido publicarlo. Así pues tendremos que conformarnos con compararlo con el mes de mayo.

La fragmentación sigue siendo una realidad en Android y sorprende ver como Android Marshmallow sigue teniendo una cuota muy superior a Android Oreo. La octava versión del sistema operativo de Google ha visto en julio su mayor subida y ya está presente en un 12,1% de dispositivos un año después. Unas cifras bastante pobres y que siguen poniendo de manifiesto la falta de compromiso de los fabricantes.

Android Oreo no llega ni al podio

El tiempo pasa y la situación en Android sigue igual. Hace un año, Nougat tenía por estas fechas una cuota que rondaba el 11,5%, si es algo mejor la situación actual, así que tendremos que esperar un año para ver una cuota decente de Android Oreo.

Android Oreo sigue sin destacar a falta de un mes para que llegue Android P 1

Estamos, por tanto, igual que siempre. Si sumamos las dos versiones de Android Oreo, la última versión de Android está presente en algo más de uno de cada diez dispositivos. Sin embargo, la última versión, Android 8.1 tiene unos números inferiores a Jelly Bean, una versión con seis años a sus espaldas. Así quedaría la distribución de versiones de Android:

  1. Nougat: 30,8% (-0,3%)
  2. Marshmallow: 23,5% (-2,0%)
  3. Lollipop: 20,4% (-2,0%)
  4. Oreo: 12,1% (+6,4%)
  5. KitKat: 9,1% (-1,2%)
  6. Jelly Bean: 3,6% (-0,7%)
  7. Ice Cream Sandwich: 0,3% (-0,1%)
  8. Gingerbread: 0,2% (-0,1%)

Nuevas promesas que no veremos hasta el año que viene, con suerte

El proyecto Treble es una promesa que se remonta a los tiempos de Android KitKat prácticamente. Siempre se anuncia el final de la fragmentación y sin embargo todavía no hemos visto tal efecto ni lo veremos hasta al menos dentro de un año. Google lleva intentando acabar con la fragmentación muchos años y por el momento seguimos con una situación muy semejante.

Los terminales que fueron lanzados con Android Oreo tienen soporte para Treble, y no todos, así que tendremos que esperar a ver la repercusión de dicho proyecto. Tendremos que esperar a ver si aquellos terminales que venían con Android Oreo y disponían de Project Treble realmente actualizan con mayor celeridad.

Android Oreo sigue sin destacar a falta de un mes para que llegue Android P 2

El problema de la fragmentación no son las últimas versiones, son aquellos smartphones que tienen Android KitKat y que cuentan con un 13,2% de  acogida a pesar de tener más de cinco años. Sumando Lollipop (que tiene cuatro años), la cifra llega al 33,6%.

Estas reliquias no van a recibir ninguna actualización y la única manera de reducir su cuota será mediante la renovación de los terminales. Los amantes de la tecnología renovamos de terminal con mayor frecuencia pero, algunos usuarios renuevan con mucha menos frecuencia. Gingerbread y Ice Cream Sandwich todavía con 0,2% y 0,3%, que se niegan a morir.