Aunque mucho han tardado por fin están empezando a llegar las sanciones de Europa a Google, y es que, pese a los diferentes movimientos de la compañía, la cual se reestructuró a fin de reducir el peligro de sanción, poco a poco está viendo que aunque tarde, la justicia llega para todos.

Microsoft y Google no son nuevas en esto de las sanciones

El abuso de poder es algo que no gusta nada en Europa y sino que se lo digan a Microsoft, una compañía que en lo que llevamos de milenio ha recibido ya tres multas por monopolio que han obligado a los de Redmond a pagar 497 millones de euros en 2004, 280,5 millones en 2006 y 860 millones en 2008.

Pagarán casi 2500 millones de euros

La suerte cambia de barrio en cuestión de momentos y si hasta hace unos años era Microsoft quien pagaba multas por monopolio ahora le ha tocado el turno a Google quien, tras la multa de 2.420 millones de euros el pasado año impuesta por la Comisión Europea por abuso de posición dominante, ahora la compañía capitaneada por Sundar Pichai se enfrentará a otra multa de 4.300 millones de euros por el abuso de poder que la compañía ejerce sobre las aplicaciones en Android.

Las aplicaciones preinstaladas las causantes del conflicto

Llevábamos años diciendo que más pronto que tarde la Comisión Europea multaría a la ahora filial de Alphabet por el abuso que Google ejerce en Android con sus aplicaciones preinstaladas y sus Google Play Services, y hoy finalmente la compañía ve como esa multa se ha hecho realidad.

Android puro VS Capa de personalización

Así, según indica la Comisión Europea, Google perjudica con sus aplicaciones preinstaladas la libre competencia del mercado europeo. Un comportamiento que no solamente podría obligar a la compañía a pagar la multa de 4.300 millones de euros también podría obligar a esta a que sean los fabricantes quienes decidan qué aplicaciones y qué navegador por defecto vienen preinstalados en sus dispositivos.

¿Smartphones Android sin aplicaciones de Google?

Las posiciones dominantes, como ya vimos en su día con Microsoft, tienen serios riesgos en Europa y ahora Google, después de muchos años de completa libertad, está empezando a ver la otra cara de la moneda. Veremos hasta dónde llega la Comisión Europea y si las sanciones terminan obligando a Google a dar libertad a los fabricantes a la hora de optar por Android y que sean estos qué aplicaciones preinstalan. ¿Qué opináis de esta sanción? ¿Creéis que llega tarde?