¿Quién no conoce un dispositivo que no sea capaz de resistir al agua? Desde los clásicos y famosos relojes Casio, nos hemos ido acostumbrando a accesorios que son capaces de sumergirse sin estropearse. Más tarde vimos la llegada de los smartphones, que incluso permiten realizar un uso casi normal, como echar fotos bajo el agua, o el smartwatches y pulseras deportivos.

Sin embargo, quedan muchos otros productos que usamos día a día y que pueden mojarse y estropearse. Puede ser una Tablet, un ratón o el teclado. Hama quiere solventar este hándicap para esto último, presentando su Hama Covo, un teclado que es lavable.

Hama Covo, usando el teclado sin temor a líquidos

La empresa Hama ha lanzado su teclado lavable y resistente al agua de 103 teclas que cuenta con un diseño simple y de colores blanco para contorno y teclas y negro para la franja donde estas se sitúan.

Hama Covo, así es un teclado capaz de sumergirse y no romperse 1
¿Líquidos? No son problema para el Hama Covo

La ventaja de las teclas es su facilidad para desmontarlas de la propia base, para así poder retirar el agua de la estructura principal del teclado. En sí, presenta las típicas tres luces del bloqueo númerico, mayúsculas y desplazamiento, además de una distribución completamente en español, aunque con algunas particularidades.

Las teclas, a detalle

Si bien es un teclado español estándar, la tecla que nos permite introducir los caracteres ‘ç’ y’}’ se encuentra situado encima de la tecla ‘Intro’, lo que provoca que esta sea más pequeña que en la mayoría de otros teclados y pueda, en ocasiones inducir a erratas.

Por otro lado, cuenta con un solo botón de Windows, situado entre ‘Control’ y ‘Alt’, dejando una tecla de selección entre ‘Alt Gr’ y el Control derecho algo más grande. Así, combinaciones como Windows + P para el control de pantallas secundarias puede no ser tan cómodo de ejecutar como en otros teclados.

Hama Covo, así es un teclado capaz de sumergirse y no romperse 2
Desmontar las teclas es rápido y sencillo en este Hama Covo

En cuanto al resto de teclas, estas se disponen de la forma habitual, si bien destaca la ausencia de teclas multimedia, aunque no se trata de un teclado dirigido a este segmento. Las propias teclas en sí parecen a simple vista más pequeñas que en otros teclados, pero es un mero efecto visual, pues no cuentan con el típico relieve hacia abajo presente en la mayoría, aunque sí con un espaciado correcto entre ellas.

El sonido de las teclas y el recorrido, no destaca ni por ser especialmente ruidoso, ni por ser corto o largo, quedándose en la media, como un teclado de prestaciones de oficina normales.

Un cuerpo sencillo en doble tono

Como ya hemos indicado, es un dispositivo con una estructura de color blanco tanto en la parte trasera como delantera y su cable USB de conexión al ordenador, al igual que las teclas, mientras que confiere un contraste en la parte central de color negro, que permiten una mejor visualización y diferenciación de estas.

Es esta franja negra la que ayuda a ver no solo la propia situación de las teclas, sino a apreciar las distintas luces que podemos habilitar (bloqueo numérico, mayúsculas y desplazamiento).

En cuanto a su parte trasera, de ella parte el cable USB para la conexión con nuestro equipo. Este cuenta con una longitud adecuada para un escritorio de dimensiones normales, no sobrando ni faltando longitud del cable.

Hama Covo, así es un teclado capaz de sumergirse y no romperse 3
Las ranuras inferiores permiten el desalojo de líquido de forma rápida

Una de las particularidades del Hama Covo reside en sus pestañas traseras, las que elevan el propio teclado para una mejor escritura. Estas, a diferencia de otros de la competencia, se abren hacia los laterales del propio Hama Covo, y no atrás hacia delante.

Un detalle capaz de determinar toda la experiencia

Tras más de medio mes del uso de teclado como principal en detrimento del propio de mi ordenador portátil o el usado de sobremesa hasta la fecha, he podido apreciar un teclado de uso agradable, aunque presenta un excesivo ruido de la barra espaciadora, más molesto en el periodo nocturno.

Sin embargo, mi experiencia se ha visto marcada por las teclas ‘ç’ e ‘Intro’ que, como indiqué anteriormente, se encuentran en la misma zona, restando espacio a ‘Intro’ y, a mi parecer, asignando de más a esta, por lo general, infrautilizada tecla.

Y lo sería en cualquier teclado normal, pero la disposición especial del Hama Covo nos indujo en demasiadas ocasiones al error, incluso a la hora de redactar estas líneas, o escribir mensajes en Telegram. Por ello, no deja de ser un teclado recomendable para ser usado, por ejemplo, en el escritorio de un salón o en un ordenador usado por menores, si bien prima la adaptación de la persona a la especial disposición de estas dos teclas.