Uno de los mercados más importantes para las empresas tecnológicas desde hace bastantes años ha sido China. Gracias a la gran cantidad de personas que hay en el país, es uno de esos mercados, donde si una empresa tiene relevancia, le va a ir muy bien en sus cuentas.

Si vemos los datos de ventas de smartphones en China en el primer trimestre de 2018, nos encontramos con unos números más que sorprendentes que no dejan indiferente a nadie, sobre todo a las empresas. La venta han caído un 21% respecto al año pasado, la caída más grande que se ha experimentado en los últimos 5 años.

Todas las marcas tienen menos ventas en China

Esto ha sido una cosa generalizada, ya que casi todas las marcas han experimentado una caída, con Oppo y Vivo como los que se han llevado la peor parte con una caída del 10%. Por otra parte, tanto Gionee como Meizu y Samsung han enviado menos de la mitas de dispositivos. Huawei, una de las marcas más importantes en su país, ha crecido solo un 2%.

La única compañía ajena a todos estos problemas ha sido una que presentó el miércoles dispositivo, Xiaomi. Sus envíos de dispositivos aumentaron un 37%. Es la única compañía que dispone de todo tipo de dispositivos, desde la gama más baja hasta la más alta, pasando por el Mi 6X, uno de los mejores gama media a día de hoy en cuanto a prestaciones/precio.

La razón parece simple, y es que la fuerte competición que ha habido en el país, acompañado de que los terminales y estrategias de lanzamiento son cada vez más parecidas, han terminado por cansar a uno de los mayores mercados. El principal problema de esto es que solo los más grandes pueden soportar esta estrategia, el resto acaba condenado a desaparecer.

Gracias al lanzamiento de nuevos terminales como la gama P20 de Huawei, se espera que el segundo trimestre del año suba en cuando a ventas, aunque nunca olvidemos que el mercado se está saturando y va a ser difícil que no haya problema para que las compañías sobrevivan sin ningún tipo de problema.

¿Os sorprende la caída?