Era un secreto a voces, pero por fin se hace realidad. Gamers, ha llegado a sus barrios el Xiaomi Black Shark Gaming. Un tiburón de altas prestaciones que hará las delicias de los más exigentes en materia de videojuegos para móviles. Y parece que va a por todas.

Se avistó el tiburón, pero no sabíamos que era tan potente

Como ya hizo Razer con su Razer Phone, la empresa china Xiaomi no ha perdido el tiempo y han presentado oficialmente su smartphone para gamers particular; fueron varias las especulaciones sobre este nuevo hijo de los chinos, y parece que han cumplido de sobra las expectativas.

El nombre tan llamativo que han elegido para este teléfono móvil hace justicia a sus especificaciones. Estamos ante un smartphone gobernado por un Snapdragon 845 con CPU de ocho núcleos y GPU Adreno 630, que no es moco de pavo precisamente. La pantalla cuenta con tecnología IPS de 5,99 pulgadas con resolución de 2.160 x 1.080 píxeles, aspecto de ratio 18:9 y 97% del espectro de color DCI-P3.

Por otro lado, la memoria interna y RAM estará disponible en dos versiones: una, la versión básica, vendrá con 6 Gb de memoria RAM y 64 Gb de memoria interna. La otra, más cara, dispondrá de 8 Gb de RAM y 128 Gb de almacenamiento; en cuanto a las cámaras, los chinos han acoplado una doble cámara trasera de 20 Mpx + 12 Mpx con doble LED flash y otra frontal de, atención, 20 Mpx. La batería tendrá una capacidad de 4.000 mAh y Android Oreo será el sistema operativo instalado de fábrica.

Un acabado y extras diferenciadores

Si estas especificaciones son dignas de la gama más alta que un smartphone puede tener hoy en día, el acabado está a la altura de las expectativas; con unas líneas de diseño propia de los móviles actuales, la parte trasera se caracteriza por tener un acabado diferenciador. Su tacto gomoso permite obtener un mejor agarre, recepción de señal y ergonomía.

Esto permite, entre otras cosas, la inclusión de la batería de 4.000 mAh de gran capacidad y un sistema de disipación del SoC con cámara de vapor que ayuda a reducir la temperatura del mismo. Así, el rendimiento del dispositivo no se verá afectado y el teléfono estará más fresco en líneas generales.

Además, como extra de cualquier dispositivo dedicado al gaming, los chinos han incorporado un módulo desmontable con un stick analógico que se coloca en la parte izquierda del smartphone, dándole un aspecto de consola portátil. De esta manera, el manejo en los videojuegos será mucho más cómodo (y preciso) que si solo usáramos los dedos en la pantalla.

Precio y disponibilidad

El terminal por ahora se venderá en China y no se sabe su disponibilidad en otros países, aunque se espera que pronto lo esté. La versión básica de 6 Gb de RAM y 64 Gb de memoria interna tendrá un precio al cambio de 387 euros, mientras que el modelo más caro de 8 Gb de RAM y 128 Gb de memoria interna se comercializará con una cifra de 452 euros al cambio. Por otro lado, el accesorio del stick analógico costará 23 euros.

Está claro que Xiaomi quiere apostar fuerte por el sector más exigente dentro del mundo gamer en smartphones. Con esta presentación suponen una buena competencia para Razer y su Razer Phone, el único producto en el mercado con un target similar (hasta ahora). ¿Crees que este teléfono será un super ventas? ¿Llegará a otros países o se quedará como mero experimento en China?