La noticia ha tardado en llegar, pero finalmente tenemos el soporte deseado a nivel de hardware que muchos usuarios de MacOS estaban esperando: compatibilidad con tarjetas gráficas externas en el sistema operativo actual de Apple, MacOS High Sierra. Esta compatibilidad fue anunciada el pasado junio y por fin está disponible oficialmente.

Podrás usar gráficas externas, pero con limitaciones

Con la última actualización del sistema, y gracias al puerto Thunderbolt 3, podrás aprovechar la potencia extra de una GPU externa para realizar tareas pesadas como pueden ser la edición de vídeo, los videojuegos o incluso la realidad virtual. Sin embargo, esta potencia extra estará limitada por Apple a un número concreto de tarjetas gráficas. Y todas de AMD. Las tarjetas Nvidia no están oficialmente soportadas (aunque esto no quiera decir que no funcionen).

Tampoco podrás usarlas en Windows mediante la utilidad Bootcamp. Es más, ni siquiera en MacOS; será necesario que los desarrolladores den soporte para activarla. Por otro lado, para poder acceder a esta nueva característica, los equipos soportados deberán ser del 2016 en adelante: esto incluye a los Macbook Pro de 2016 y 2017, iMacs de 2017 y el Mac Pro (el puerto Thunderbolt 3 tiene la culpa).

¿Merece la pena invertir en una gráfica externa para MacOS?

Una de las desventajas que tiene usar MacOS tanto en iMacs como en portátiles, es precisamente su nula capacidad de ampliación; con esta nueva característica, esta limitación desaparece, al menos en lo que a la parte gráfica se refiere. La flexibilidad que ofrece hace a los equipos merecedores de un puesto en la comunidad gamer, hasta ahora muy residual. Además, permite disfrutar de una potencia extra en portátiles y aprovechar aún más sus capacidades.