La batalla entre Apple y Qualcomm parece no tener fin y ahora después de que los de Cupertino decidiesen contraatacar y demandasen a Qualcomm por supuestamente infringir una patente relacionada con la duración de la batería en los procesadores Snapdragon 800 y Snapdragon 820, ha sido la compañía californiana quien ha decidido atacar a Apple donde más le duele.

La venta de iPhone en peligro

Así la compañía presidida por Paul E. Jacobs ha subido un escalón en esta batalla disparando al corazón de Apple, interponiendo una demanda con la que pretenden prohibir la venta de los terminales presentados desde 2016. Una demanda que, de llegar a buen puerto, prohibiría a la compañía vender los iPhone 7, iPhone 8 e iPhone X.

Hasta 16 patentes violadas

Según la demanda interpuesta por Qualcomm ante la Comisión de Comercio Internacional, Apple habría violado en dichos dispositivos hasta un total de 16 patentes, muchas de estas relacionados con los métodos de ahorro de batería, las interfaces e incluso el autoenfoque de la cámara.

De esta manera, de salir adelante esta demanda, Apple vería como su principal pilar económico queda bastante pertrecho ya que la compañía no podría poner a la venta ningún dispositivo con el chip inalámbrico de Intel. Veremos en qué termina todo esto. ¿Qué opináis vosotros? ¿Creéis que sería posible que Apple se viese obligada a detener la venta de smartphones?