Desde hace unos años, la eficiencia energética ha sido muy importane al empezar a disponer de más dispositivos que llevamos de un lado para otro. La arquitectura x86 y x64 no es la más adecuada para este tipo de dispositivos, y esto Intel lo sabe. Por ello, hemos visto diferentes esfuerzos por ser una opción frente a Qualcomm, Samsung, o cualquier otro fabricante de chips ARM.

Intel quiere seguir siendo grande

Con Windows 10 ARM a la vuelta de la esquina, y cada vez más dispositivos Android y iOS (Que utilizan ARM), Intel no quiere perder la parte de cuota que puede obtener de manos de Qualcomm. Además, puede servir de apoyo a otros fabricantes para la fabricación de los chips, de forma que obtiene beneficios y quita parte del poder al gigante de los chips móviles. Todo esto ha sido anunciado en la ARM Tech Con 2017.

El primero objetivo de Intel son los 10 nm con un chip de hasta 3.5 Ghz con 100 millones de transistores. Si lo comparamos con el equivalente de Samsung, vemos que dobla la densidad del mismo. Este únicamente consumiría 0.25 mW/Mhz. Como todos sabemos, el bajo consumo ayudará a la duración de la batería, que es lo más importante de estos dispositivos.

Por otro lado, no solo de los mejores procesadores se vive, y es por eso que Intel tamien está trabajando en un chip ARM de 22 nm FinFET que consumiría un 30% de batería menos que los dispositivos con un chip comparable de 28 nm. Como vemos, Intel le pone mucho enfasis al consumo de la batería. ¿Qué os parecen estos anuncios?