En los últimos años hemos visto cómo la evolución de la marca Nokia se convertía en una montaña rusa. Tras el fallido intento de su introducción en los smartphones con Symbian, y su no mucho mejor aventura de la mano de Microsoft y Windows Phone, los finlandeses decidieron dar un papel secundario al mercado de los smartphones y licenciar su marca a otra empresa que tratase de recuperar la esencia perdida.

HMD Global fue quien recogió el guante, una empresa formada en gran parte por ex-empleados de Nokia. ¿Quién mejor para el resurgir de una marca que aquellos que un día la llevaron a la cima? El primer resultado de esta estrategia se plasmó en el nuevo Nokia 6, cuya aventura comenzaba en China batiendo récords de ventas, y que se presentaba al mundo en el pasado Mobile World Congress.

Frontal del teléfono

El Nokia 6 no llegaba para competir contra los flagships que copaban todos los focos, sino para intentar rivalizar en el mercado de la gama media. Su principal rival en el panorama internacional pasa a ser Motorola y, a nivel local, podríamos fijarnos en BQ. HMD intenta recuperar la esencia de Nokia con un terminal asequible que hemos podido probar durante algo más de dos semanas para contaros nuestras impresiones.

Pantalla5,5 pulgadas IPS
Resolución FullHD
ProcesadorSnapdragon 430
Memoria RAM 3 GB (4 GB negro brillante)
Almacenamiento32 GB (64 GB negro brillante)
Batería3.000 mAh
ConectividadmicroUSB 2.0, WiFi 802.11, Bluetooth 4.1, jack para auriculares, NFC
Cámara principal16 MP f2.0 Flash LED Doble tono
Cámara frontal8 MP f2.0 Gran angular 84º
ExtrasLector de huellas dactilares
Certificado Dolby Atmos
Dimensiones154 x 75,8 x 7,85 mm
Precio429 € (299 € en negro brillante)

Diseño y pantalla

Hablar del diseño del Nokia 6 es hablar de una calidad de construcción inmejorable en cuanto a materiales. Con un cuerpo fabricado a partir de un bloque de aluminio en un proceso que se prolonga durante 55 minutos, da una sensación de resistencia que bien nos recuerda a la Nokia de los móviles indestructibles. El diseño es sencillo, sin añadir florituras que puedan estropear la elegancia de la trasera negra con el logo de Nokia y la cámara.

Parte trasera

Sin embargo, la parte frontal es mejorable especialmente en cuanto a marcos nos referimos. En una industria que cada vez apuesta más por reducir marcos, nos encontramos unos espacios inferior y superior que están totalmente desaprovechados. De hecho, en la parte inferior, donde se encuentran los botones capacitivos encontramos un pequeño margen superior cuya única función es aumentar el tamaño del dispositivo.

Debemos entender que un terminal de 5,5 pulgadas ya es lo suficientemente grande como para desaprovechar el espacio. Sin embargo, esto se compensa en parte al utilizar el botón principal, a su vez, como lector de huellas. Esto nos facilita enormemente el encendido y desbloqueo del teléfono al realizar menos pulsaciones y movimientos.

La pantalla de 5,5 pulgadas cuenta con resolución FullHD, pero en ningún momento he echado de menos más resolución en tal diagonal. También, con un brillo máximo de 450 nits y la tecnología IPS nos proporciona unos colores más típicos de una pantalla AMOLED, por lo que el resultado es inmejorable.

Rendimiento

La combinación Snapdragon 430 con Android puro es algo por lo que han apostado muchos fabricantes con bastante acierto. Qualcomm nos proporciona un procesador de ocho núcleos capaz de mover todo el sistema operativo y sus aplicaciones sin despeinarse, sin calentar el teléfono y logrando una autonomía reseñable.

Todo el sistema operativo se mueve con fluidez, independientemente del launcher que utilicemos. Yo lo he probado con Launcher3 (predeterminado) y Microsoft Launcher sin ningún problema, sin notar ralentizaciones ni pérdidas de rendimiento. Las animaciones se reproducían sin problemas, incluso aquellas más complicadas, como las relacionadas con la multitarea.

Pero como las impresiones se refuerzan con datos, pusimos el Nokia 6 a prueba con los benchmarks más populares de Android, Antutu y PassMark. El primero de ellos nos arrojó una puntuación global de 46635, superando los 42 mil que dejan el BQ Aquaris U Plus y el Xiaomi Redmi 4X. Passmark, por su parte, le da 655 puntos en el procesamiento single-core y 2756 en multi-core, que lo deja por encima del Xiaomi Redmi Note 3 o el Motorola Nexus 6.

En cuanto a la multitarea, esos 3GB de RAM nos permiten tener abiertas sin problemas varias aplicaciones al mismo tiempo. Pudimos volver hasta 7 aplicaciones atrás sin que el sistema operativo comenzase a suspenderlas en memoria. Sin duda, una grata sorpresa.

Videojuegos y multimedia

El Adreno 505 ha demostrado tener un gran desempeño con los juegos que solemos utilizar en un smartphone Android. Pusimos a prueba el procesador gráfico con títulos como Asphalt, Candy Crush y Crossy Road, cuyo principal pero son los tiempos de carga, que se hace especialmente prolongados en este Nokia 6.

Una vez abiertos, el teléfono diseñado por HMD Global mueve los juegos con fluidez, mostrando únicamente algún problema en Asphalt en momentos de importante carga gráfica, como pueden ser los impactos contra otros vehículos o contra el propio escenario.

Jugando a Asphalt

Centrándonos algo más en el apartado de multimedia, merece la pena destacar los altavoces de este Nokia 6. Además de contar con certificado Dolby Atmos, proporcionan un gran nivel de sonido, creando una experiencia mucho más inmersiva al jugar o ver vídeos sin necesidad de utilizar auriculares.

Cámara

Sin duda, este es el punto negativo de un terminal que promete mucho. El sensor de 16 Mpx da unos resultados correctos cuando la iluminación es suficiente y, sobre todo, en exterior, con un rango dinámico y de colores que se aproxima a cualquier otra cámara de esta gama de precios siempre y cuando utilicemos el modo HDR. Con este desactivado, los colores se empobrecen, especialmente en días nublados.

Por la noche o en sitios carentes de iluminación, la cámara sufre enormemente y más todavía si utilizamos el flash. Pese a ser un sensor bastante luminoso f/2.0, las fotos carecen de color y el ruido aumenta exponencialmente. Además, con flash, las imágenes salen con el tono amarillo y naranja del flash LED de doble tono.

La aplicación de Cámara es profundamente simple, más aún si tenemos en cuenta que su predecesora era Nokia Camera. La mayoría de los ajustes se encuentran perdidos dentro del menú de Ajustes de la cámara y las opciones para establecer manualmente tiempo de exposición, ISO y demás controles no se encuentran con facilidad.

Tomando una foto

A la hora de grabar vídeo, si queremos utilizar la cámara lenta, nos aparece un diálogo que nos insta a cambiar la configuración a 720p en lugar de realizar el cambio automáticamente, como ocurre en la mayoría de los terminales. La grabación de vídeo es correcta, aunque se nota que el terminal carece de OIS.

Software

Durante la presentación de los nuevos terminales Nokia, HMD presentaba el abandono de Windows Phone para utilizar un “Android puro, seguro y siempre al día”. Efectivamente, este Nokia 6 llega con Android 7.1.1 con la promesa de actualización a Android Oreo, y quedan a un lado las capas de personalización, brindándonos una experiencia de uso muy similar a la que tendríamos al utilizar un Google Pixel o Nexus.

Cajón de aplicaciones

Sin embargo, HMD ha heredado el problema de las variantes y regiones que ya presentaba Nokia en su día, lo que hace que los parches de seguridad mensuales para Android lleguen con hasta un mes y medio de retraso. Además, no son acumulativos, por lo que tendremos que actualizar el teléfono varias veces tras su primer encendido.

Este software junto con el Snapdragon 430 logran llevar la autonomía del Nokia 6 a llegar al final de un día de uso intensivo sin ningún problema. Recordemos que este dispositivo lleva una batería de 3000 mAh, lo cual podría verse muy ajustado en cualquier otro teléfono, pero que con un uso básico de Instagram, WhatsApp, Telegram y Twitter nos llevan a una duración cercana a los dos días y un día con un uso algo más intensivo.

 Lo bueno 

  • Pantalla luminosa con colores muy vivos
  • Rendimiento fluido
  • Gran altavoz para multimedia
  • Autonomía

 Lo malo 

  • Cámara con flash hace fotos amarillas
  • Marcos excesivamente grandes
  • Las actualizaciones llegan con mucho retraso