Los fabricantes de smartphones tienen dos fechas marcadas en el calendario. Siempre hay dos presentaciones de relevancia durante el año y, las dos suceden en Europa. La primera presentación de este año se vio empañada por la jugada de Samsung con el procesador Qualcomm Snapdragon 835. Ahora, en el IFA, los fabricantes tenían la opción de resarcirse y LG no ha perdido la oportunidad.

La serie V de LG siempre ha querido ofrecer a los usuarios herramientas para crear contenido. Ofreciendo control manual en la grabación de video, desde el balance de blancos hasta el bitrate. El V20 incorporó una pantalla secundaria y un diseño un tanto extraño. El LG V30 se centra en un diseño elegante y sin elementos extraños.

Nuevo LG V30, el verdadero gama alta de LG

En esta ocasión LG no se ha esmerado demasiado en hacer diferencial su diseño y, las semejanzas con el Samsung Galaxy S8 saltan a la vista. Su pantalla de seis pulgadas y sus bordes curvados nos recuerdan al terminal de gama alta de Samsung. Con este diseño, denominado por LG FullVision, se pierde el monstruoso tamaño de su predecesor y se gana en ergonomía.

Conoce el gama alta de LG

La pantalla no dispone de la curvatura del Samsung Galaxy S8, esto se traduce en unos marcos algo mayores. Esto también supone que tenemos menos reflejos que en el terminal mencionado. LG ha vuelto a las pantallas OLED y, a pesar de no superar a la firma coreana, han realizado un trabajo sublime con una saturación menor de los colores.

Pantalla6 pulgadas P-OLED con resolución 1440×2880
ProcesadorQualcomm Snapdragon 835
RAM4 GB
Almacenamiento64/128 GB
Posibilidad de ampliarlo mediante microSD
Bateria3300 mAh
Cámara traseraCámara principal de 16 megapíxeles con apertura f/1.6
Cámara secundaria de 13 megapíxeles con apertura f/1.9
Cámara delantera5 megapíxeles
Dimensiones151.7 x 75.4 x 7.4 milímetros
Sistema operativoAndroid Nougat (7.1.1)
Otras característicasUSB-C
Resistencia al polvo y al agua, hasta 1,5 metros durante media hora (IP68)
Carga inalámbrica

La parte trasera del LG V30 es Gorilla Glass 5 y el cristal del sistema de doble cámara es Gorilla Glass 4. Afortunadamente, LG ha decidido ubicar el lector de huellas en un área lógica donde apoyamos el dedo. El único punto negativo es la imposibilidad de cambiar la batería. El nuevo LG V30 dispone de certificación IP68 y MIL-STD 810G lo que le ha supuesto perder la capacidad de cambiar la tapa trasera pero ganar en robustez.

Confiamos en que este terminal active al resto de fabricantes. La mejor manera de que obtengamos mejores dispositivos es una competencia feroz. El IFA parece haber sido conquistado de momento por LG hasta que conozcamos el resto de propuestas de los contrincantes.