A Apple parece que no paran de crecerle los enanos y ahora, en medio del lío de patentes con Qualcomm, la compañía de Cupertino ha visto como uno de los litigios que tenía abiertos por violación de patentes le obliga a pagar 506 millones de dólares a la Universidad de Wisconsin.

Para los que no lo recuerden, este juicio por patentes se remonta al año 2014, y tiene como protagonista a un “circuito predictor” capaz de ofrecer de forma anticipada los movimientos del usuario sobre la pantalla de su smartphone. Una patente que permite ahorrar recursos al adelantarse a la acción del usuario, haciendo así el sistema más veloz.

Un litigio iniciado en 2014

Así, la Wisconsin Alumni Research Foundation, propietaria de esta patente, presentó en 2014 una demanda contra Apple por el uso de la citada patente, demanda que ganó la Universidad en 2015 y que obligó a la compañía de Cupertino a pagar 234 millones de dólares como compensación por el uso de la ya mencionada patente.

No obstante, la Universidad de Wisconsin consideró que la compañía dirigida por Tim Cook habría seguido infringiendo dicha patente en los smartphones posteriores a 2014, lo que llevó al juez William Conley de Madison a elevar el pago de los 234 millones de dólares a los 506 millones.

Apple sigue infringiendo la patente

Por suerte para la Universidad de Wisconsin, todas las peticiones de Apple por declarar inválida la patente ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos han sido rechazadas. Dicho esto, a Apple sólo le quedan dos opciones, o modificar el funcionamiento de sus procesadores o seguir pagando a la Universidad de Wisconsin por el uso de dicha patente.