El mundo de los smartphones, y de la tecnología en general, no deja de evolucionar con la creación de nuevos terminales. En la gama alta, los fabricantes incluyen lo mejor que tienen, siendo de especial mención este año las pantallas con apenas marcos de Samsung/LG o los bordes sensibles a la presión de HTC.

Esto es solo una parte de la industria, pero no son terminales hechos para cualquiera, si realmente quieres lo que ofrece, lo pagas. Para el usuario común, que quiere darle el uso normal y no necesita ni mucha potencia ni ninguna característica especial, sirve con que cumpla las funciones básicas de llamadas y redes sociales imprescindibles.

Pero como en todo, hay un punto medio donde no necesitas lo mejor del mercado, pero si quieres un diseño cuidado, con un soporte que no brille por su ausencia y una potencia algo mayor que estos teléfonos básicos. Para este grupo de usuarios los fabricantes han creado la gama media y, sobre todo, la gama media-alta.

Primeros indicios del Galaxy A7 2018

Samsung se unió a esta tendencia de gama media-alta, con la creación de la gama A. Un terminal cuidado, con un diseño metálico (por primera vez para los coreanos) y soporte parecido al de la gama S. Para todo aquel que quisiese lo mejor de la gama S a un precio reducido, tenían este nuevo terminal.

Este terminal fue presentado en agosto de 2014 y, en octubre del mismo año, decidieron ampliar la gama, con 3 terminales diferentes, Samsung Galaxy A3/A5/A7. Toda la gama vino con Android KitKat (4.4) y llegaron hasta Android Marshallow (6.0.1). Ahora, y gracias a los conocidos Benchmark, donde se puede probar la potencia de los terminales, conocemos los primeros detalles del nuevo Galaxy A7 (2018).

Como se puede ver en la imagen, este nuevo terminal de Samsung utilizaría Android 7.1.1 (siendo de los primeros de los coreanos en usarlo, ya que a día de hoy hasta los S8 siguen con 7.0). En cuanto a la pantalla, encontramos una resolución FHD, es decir, 1920×1080 píxeles, de tamaño aún desconocido.

En cuanto a la RAM tenemos 4GB, por lo que no debería haber ningún problema con las aplicaciones. El almacenamiento interno son 32GB y, a suponer por el resto de terminales de la gama, tendrá soporte para tarjetas MicroSD. El procesador, desconocido si es Qualcomm o la propia Samsung, tendría ocho núcleos y funcionaría a 2.1 GHz. En cuanto a las cámaras tenemos una resolución de 16 megapíxeles, tanto para la cámara trasera como la delantera. ¿Qué pensáis de este nuevo terminal de Samsung?