Si ya volar a los Estados Unidos es una pequeña odisea personal, las cosas se han puesto un poco más complicadas, si cabe, si viajas con tecnología abordo de un avión con destino el país norteamericano. Tras pasar por los varios controles que ya existían, entregar todos los papeles requeridos y rellenar la encuesta con lo que quieren leer, ahora tus aparatos electrónicos serán revisados con más ahínco.

Desde el pasado miércoles, el nuevo protocolo de seguridad establecido por Estados Unidos y que conciernen los vuelos con destino dentro de sus fronteras está operativo. Este protocolo no contempla más restricciones que las que ya existían antes, es decir, podrás seguir embarcando con tu portátil en la mano. Pero a partir de ahora un amable agente de seguridad revisará con lupa tus equipos electrónicos.

Los agentes revisarán con lupa tus equipos electrónicos

Este control será complementario al ya tradicional de depositar los objetos electrónicos en una bandeja a la entrada a la zona de embarque. Justo antes de entrar al avión, deberemos pasar un segundo control de seguridad, exclusivo para los vuelos a ese país.

Se registrará todo aquello que tenga una batería

Todo tipo de artículo tecnológico que tenga una fuente de energía propia será revisado, es decir, la práctica totalidad de nuestros dispositivos. Smartphone, auriculares inalámbricos, baterías externas, ordenadores,… Los agentes encargados no serán de los cuerpos de seguridad del estado sino que se encargarán las agencias de seguridad privadas.

Si ya era un tanto tedioso esperar a los embarques, con esta nueva normativa se esperan aún más colas y problemas en el delicado momento de subirse al avión. Los aeropuertos españoles que se verán afectados serán los de Málaga, Barcelona y Madrid, que son los únicos que en la actualidad tienen vuelos directos a Estados Unidos. ¿Qué opináis de esta medida?