Una de las compras en el sector de la telefonía móvil más interesantes de este año 2017 fue la de Nextbit por parte de Razer, un joven fabricante estadounidense que nació de la unión de antiguos directivos de Google y HTC.

Por mucho que los directivos quieran y por muchas cartas que se publiquen, la venta de una compañía suele suponer un cambio de aires, y en este caso para los usuarios del Nextbit Robin ese cambio de aires no será positivo y es que, a pesar de que Tom Moss, director de la compañía, indicase en una carta abierta que Nextbit seguiría trabajando de forma independiente a Razer y que nada cambiaría, los usuarios del Nextbit Robin se han levantado con un duro palo. El soporte de sus dispositivos finalizará el próximo 31 de julio.

No obstante, y a pesar de que a muchos les duela, la compañía habría cumplido su promesa de mantener el soporte del terminal hasta pasados seis meses de la adquisición de la empresa. Una promesa que para muchos seguro se quedará corta.

También se cerrarán los chats de soporte

Así, por mucho que el director de la compañía indicase que esta seguiría trabajando de forma independiente y que continuaría desarrollando dispositivos únicos, la realidad es que la compañía, además de finalizar el soporte del terminal el próximo 31 de julio, también cerrará los actuales chats de soporte, por lo que todos los RMA a partir de dicha fecha se tendrán que realizar mediante correo electrónico.

Razer adquiere la startup californiana Nextbit

Cumpliendo con los 18 meses de soporte

Por mucho que nos duela, la realidad es que el terminal de esta startup californiana, que pasará a la historia por ser el primer smartphone con una versión de Android basada en la nube, hará el próximo mes de octubre dieciocho meses, habiendo así cumplido con ese periodo de soporte que suelen ofrecer la mayoría de los fabricantes en Android. Por suerte para los usuarios siempre les quedará LinageOS, quien acaba de anunciar que sí mantendrán el soporte para este terminal.