Como ocurre con todos los negocios, al final de cada trimestre las empresas publican los datos de ventas, y según estos y los datos que aportan los vendedores, se realizan diferentes estadísticas sobre la vida de un producto, la cuota de mercado, la cantidad de ventas de una compañía, etcétera.

El primer puesto de las ventas nos encontramos con el rey de las ventas de wearables desde el momento en el que lanzó el primer dispositivo, Apple. Si bien las ventas de wearables no terminan de despegar como podrían hacerlo, en parte debido a las dudas de la gente sobre su utilidad, el 53% de las ventas totales son para la compañía californiana.

Samsung supera a Fitbit

El dato que más llama la atención de las estadísticas es, sin lugar a dudas, como Fitbit, compañía centrada en la venta de wearables deportivos que compró hace unos meses Pebble, ha perdido la segunda posición en el ranking de ventas, plaza que ha sido ocupada por Samsung y su gama Gear, smartwatches con Tizen.

Si hablamos de números, nos encontramos con que Samsung ha vendido un 12,8% del total de ventas, mientras que Fitbit únicamente ha vendido un 12,1% del total. Con el Gear S2, Samsung demostró como podía hacer un reloj elegante a la par que útil con su sistema operativo propio, Tizen, en lugar de embarcarse en Android wear como muchos otros fabricantes. Con el Gear S3, último modelo disponible a día de hoy, parece que las ventas no dejan de subir y mostrar una Samsung cada vez más poderosa en diferentes ámbitos.