Uno de los factores novedosos que Samsung ha incorporado a sus Galaxy S8 y S8+ en cuanto a seguridad se refiere, es el escáner de iris. Escáner que prometía aumentar la seguridad del teléfono, hasta que un hacker ha demostrado la facilidad para burlarlo y acceder al teléfono.

Así se ha hackeado el Samsung Galaxy S8

Un investigador del Chaos Computer Club de Berlín ha encontrado la vía para acceder a estos smartphones haciendo uso de una cámara, una lentilla de contacto y una impresora. Así, Jan “Starbug” Krissler ha demostrado que, haciendo uso de estos tres objetos, es sencillo comprometer la seguridad de los Galaxy S8 y S8+.

Para ello, ha sido necesario usar el modo nocturno de una cámara Sony, ya que permite capturar el ojo sin hacer uso del filtro infrarrojos. Más tarde, Krissler imprime con una impresora Samsung la foto del ojo y empleando una lentilla para dar profundidad se consigue acceder por completo al teléfono.

Starbug es conocido por comprometer la seguridad de los iPhone haciendo uso del Touch ID en 2013 tras 48 horas del lanzamiento del iPhone que lo incorporó. Aún así, no es la primera vez que el escáner de iris del Samsung Galaxy S8 se ve comprometido, ya que el mismo día en el que Samsung puso en venta su flagship este fue hackeado usando una foto.

Este hecho ya provocó que los expertos se preocupasen por la seguridad de smartphones como El Galaxy Note 7. Aún así, queda por ver si Samsung consigue poner solución a estas brechas de seguridad. ¿Qué opináis sobre los fallos de seguridad del escáner de iris? ¿Hacéis uso de esta función en vuestros teléfonos?