Dentro del mundo de la informática de consumo, y especialmente en los ordenadores personales, es sabida la “rivalidad” existente entre la plataforma macOS de Apple y el sistema de Microsoft, Windows. Los mitos entre ambos sistemas no han hecho más que alimentar rencillas entre usuarios, campañas publicitarias agresivas e incluso fervientes amores imposibles entre hombre y máquina (los mal llamados “fanboys”).

Mercado y cuota de uso

Sin embargo, esta pugna que parece no tener fin, sí tiene unas estadísticas que se han mantenido prácticamente inalterables desde el nacimiento de ambas plataformas: la cuota de uso. Recientemente, Phil Schiller ha salido a la palestra revelando ciertos datos de interés para los seguidores de la manzana mordida.

Por un lado, el vicepresidente de márketing mundial de productos Apple ha revelado los planes para los nuevos equipos iMac y Mac Pro, destacando el interés de la empresa por ofrecer productos profesionales que estén a la altura de las exigencias de sus clientes. Por otro lado, ha destacado que la cuota actual de macOS ronda los 100 millones de usuarios.

Sin embargo, el mercado de ordenadores ha estado siempre dominado por el sistema operativo de Microsoft, y no tiene pinta de que vaya a cambiar a medio y largo plazo. Las cifras marean, y es que Windows sigue gozando de muy buena salud, gozando con alrededor de mil millones de consumidores, de los que 400 millones corresponden a usuarios activos de Windows 10, cuatro veces más que la plataforma de Apple, macOS.

¿Sigue siendo rentable fabricar ordenadores con macOS?

Esto hace pensar que quizás a Apple no le rente seguir en el negocio de los ordenadores de escritorio; de hecho, su estrategia de mercado en los últimos años parece centrarse casi exclusivamente en la, bautizada por ellos, era Post-PC. Tales planes parecen obtener beneficios: su producto estrella, el iPhone, supone aproximadamente el 60 % de ingresos de la empresa.

Al contrario de lo que pueda parecer, y a pesar de la abismal diferencia con respecto a Windows, los ordenadores Apple siguen dando dinero a la empresa de Cupertino. Sus máquinas portátiles suponen el 80 % de las ventas, mientras que los iMacs y Mac Pro el 20 % restante. Además, los últimos datos demuestran una tasa de proyección de 25 mil millones de dólares anuales, lo que la sitúa dentro de la lista Fortune 100.

Teniendo en cuenta estas cifras y la futura renovación de toda su gama de sobremesa, no parece que a la empresa californiana le quite el sueño ir detrás de Microsoft por la carrera en el escritorio. Es más, nunca ha parecido ser su objetivo. ¿Qué opinas? ¿Crees que Apple debería esforzarse más en atraer clientes a su sector de ordenadores?