Tizen es un sistema operativo desarrollado por Samsung que es compatible con las aplicaciones de Android y funciona en dispositivos móviles, relojes y televisiones inteligentes. Este sistema, que puede ser la vía de escape de la surcoreana a Android, ha demostrado ser uno de los más inseguros para los usuarios.

Más de 40 vulnerabilidades, según el investigador de seguridad Amihai Neiderman exponen a todos los dispositivos bajo este sistema a ataques remotos. Neiderman afirma que es el peor código que ha visto jamás, diseñado por un equipo de desarrolladores que no están preparados en los conceptos de seguridad, haciéndoles caer en fallos que otros evitarían.

Agujeros de seguridad de más de dos años de antigüedad

Reloj con Tizen Apps

Las tiendas de aplicaciones aseguran la descarga de aplicaciones libres de malware propiciando un entorno fiable y seguro para el usuario. En cambio, la Tizen Store cuenta con un agujero de seguridad que permite a un atacante tomar el control de esta a la hora de instalar aplicaciones legítimas para cambiarlas por otras no seguras. Otro de los fallos en la seguridad de Tizen se encuentra en el cifrado, que no se encuentra implementado en determinados entornos en los que es más que necesario.

La seguridad en Tizen deja que desear, tanto es así que muchos de los fallos actualmente sin resolver cuentan con hasta dos años de antigüedad. Samsung, consciente de este problema, ha lanzado un programa para encontrar todos los fallos de seguridad en sus televisores inteligentes, para así dar solución a los problemas de su plataforma.