Pocos días después de que Samsung presentase oficialmente sus nuevos buques insignia, los Galaxy S8 y S8+, hemos podido saber que uno de sus factores estrella, la seguridad, se puede ver comprometida de una manera muy sencilla. El reconocimiento facial de los nuevos Samsung Galaxy se ha visto totalmente expuesto con una simple foto.

De entre todos los métodos que la firma surcoreana ofrece en sus nuevos topes de gama, destacó el hecho de encontrarnos con características como el lector de iris y el reconocimiento facial. Este último se ha eludido con una simple foto de la cara del usuario, puesto que la cámara que se encarga de ello no hace un modelado en tres dimensiones de la cara, sino que se queda en un simple reconocimiento de la parte delantera de la cara.

Esto lo podemos comprobar a través de un vídeo en YouTube, de parte de iDeviceHelp, que demuestra que en pocos segundos podemos obtener acceso al terminal. Esta persona usa otro teléfono Galaxy con una foto del propietario del teléfono bloqueado y, con el simple gesto de acercar la pantalla del teléfono con la foto al móvil bloqueado, este reconoce la cara del usuario y se desbloquea.

El patrón, la contraseña o el escáner de iris demuestran ser mejores métodos de protección

El reconocimiento facial ya se encuentra en otros smartphones Android, en los que tampoco hacen uso de hardware diseñado para ello. Este hecho demustra la poca seguridad que puede llegar a ofrecer este método de protección del terminal. Afortunadamente, estos smartphones ofrecen métodos de protección ampliamente conocidos en nuestro día a día, como pueden ser los famosos patrones y contraseñas, que demuestran ser más seguros que el citado reconocimiento facial.

Pero si hay un método que destaca en seguridad por encima de estos, este es el reconocimiento de iris, un método que, en el mercado de consumo, lleva implantado muy poco tiempo, pero que se caracteriza por su alta seguridad, y que está presente también en teléfonos Samsung, como en otros smartphones como los Lumia 950. Esto es así ya que nuestro iris es único, por lo que nos da una fiabilidad extra a la hora de la dificultad que presenta . En cambio, si se desea usar el reconocimiento facial con garantías, es mejor usar dispositivos especializados en ello, como las cámaras Intel RealSense, que utilizan un modelado en 3D para dicho reconocimiento facial.

Reconocimiento facial

Un método que destaca por su seguridad y que está disponible en dispositivos compatibles Windows 10 con una de estas cámaras incorporadas, ya que Windows Hello exige que se use hardware preparado para ello. Por lo que el uso de una simple cámara trae más desventajas que ventajas hacia el usuario que, sin saberlo, puede estar exponiendo sus datos personales a cualquier atacante que tenga acceso al dispositivo.