Hay CEO que apuestan duro, y uno de esos CEO es sin duda Elon Musk y es que ahora, el controvertido director ejecutivo de Tesla Motors, ha hecho una apuesta que, de no cumplirla, le colocaría en la tesitura de tener que donar a un estado del sur de Australia nada más y nada menos que una granja de baterías de 100MW.

Una crisis energética que va camino del desastre

En los últimos meses, el Territorio de la Capital de Australiana, estado en el que se encuentra la capital del país, Canberra, está sufriendo importantes problemas energéticos. Y es que, si a la demanda desmesurada de electricidad derivada de la ola de calor, le sumamos el hecho de que la energía eólica y solar generada, de la cual recordemos el país depende en un 40%, no ha cumplido con las previsiones viéndose las centrales térmicas completamente desbordadas, nos encontramos ante un panorama nada esperanzador para los habitantes del estado. Tal es el problema que ya muchos en Australia se preguntan si no sería conveniente revertir el proceso y volver a apostar por el carbón.

Ante esta crisis energética, que podría agravarse como ya ha indicado AGL Energy, quien considera que visto lo visto serían incapaces este inverno de satisfacer las necesidades de gas, muchos han sido los que se han ofrecido a ayudar en este problema. Uno de ellos ha sido Lyndon Rive, Vicepresidente de productos energéticos de Tesla Motors, quien ayer aseguró en una entrevista a AFR que su compañía sería capaz de resolver este problema en 100 días mediante una granja de baterías capaz de ofrecer entre 100 y 300 MWH.

Si en 100 días la plataforma no está en funcionamiento lo hacen gratis

Así, después de que Lyndon Rive lanzase el órdago, Mike Cannon-Brookes, CEO de Atlassian CEO, una compañía de software australiana, ha preguntado directamente a Elon Musk a través de Twitter que, si él solventase los trámites económicos y políticos, hasta qué punto Tesla sería capaz de cumplir esa promesa. Elon Musk, ni corto ni perezoso, le respondió asegurando que, si 100 días después de la firma del contrato la granja de baterías no está montada y funcionando, lo harían gratis.

Dicho y hecho. Mike Cannon-Brookes aceptó y pidió al CEO de Telsa siete días para intentar poner en orden los aspectos políticos y económicos de la operación. ¿Terminará siendo Twitter el escenario escogido para la firma de contrato multimillonario de estas características?