Aprovechando el Día Internacional de la Mujer, debemos analizar su situación en el sector de las nuevas tecnologías. El sector STEM se encuentra en pleno crecimiento, las tecnologías de la información se encuentran cada vez más presentes en nuestras vidas y todo parece apuntar que será necesario más personal para cubrir los puestos de trabajo que se generarán en áreas como la inteligencia artificial, el big data o el Internet of Things.

Este movimiento que podemos llamar “cuarta revolución industrial” necesitará de cuantioso personal técnico cualificado que haya cursado un grado relacionado con el mundo STEM (Science, technology, engineering and mathematics; o ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en español). De hecho, la Unión Europea prevé que se crearán 900.000 puestos de trabajo en tecnologías de la información hasta 2020.

Mi experiencia personal, como estudiante de ingeniería informática en la Universidad de Alcalá, es que España no es una excepción dentro de la Unión Europea. En el grupo de mañana nos encontramos 60 alumnos, pero solo 5 mujeres; en el grupo de tarde el escenario es muy similar: 56 alumnos y dos mujeres.

Los datos de la OCDE y las empresas privadas son preocupantes

Las previsiones de las empresas privadas van más allá. LinkedIn, en conjunto con Microsoft, en su campaña #MakeWhatsNext mantiene una previsión a nivel mundial en la que indica que 2,8 millones de puestos de trabajo en el mercado STEM no serán cubiertos debido a la falta de personal. Los datos son poco esperanzadores, la única forma de solucionar este problema pasa por hacer que las mujeres aumenten su interés por las carreras STEM y se introduzcan en este campo de forma igual a los hombres.

Los datos de un organismo oficial como la OCDE corroboran esta tendencia: uno de cada cinco alumnos graduados en ingeniería informática (el equivalente a computer science europeo) es una mujer. Esto provoca que las empresas se pregunten qué está ocurriendo, por qué este desinterés por parte de las féminas a la hora de acceder a grados técnicos. A continuación, veremos los resultados en un estudio hecho por Microsoft.

¿Por qué las chicas europeas no estudian STEM?

Así se titula el informe de 18 páginas elaborado por Microsoft tras su estudio en 12 países de Europa: “¿Por qué las chicas europeas no estudian STEM? En este informe se reflejan los datos recogidos entre 11.500 mujeres con edades comprendidas entre 11 y 30 años en los países de Bélgica, República Checa, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Irlanda, Holanda, Polonia, Rusia, Eslovaquia y Reino Unido.

Edad de interés mujeres en STEM

La primera conclusión a la que se llega es que el margen para atraer a las mujeres hacia las carreras STEM es realmente pequeño, ya que su interés hacia este tipo de carreras alcanza su apogeo entre las edades de 11 y 15 años, lo que implica que queden algunos cursos de secundaria antes de llegar a la universidad y pueda perderse ese interés. Pero el estudio se fundamenta sobre otros cuatro importantes puntos.

  • Las chicas citaron la falta de roles de género en carreras STEM en su entorno como uno de los factores clave para estudiar una de esas carreras.
  • Las féminas no reciben suficientes ejemplos prácticos sobre carreras STEM.
  • Solo el 42% consideró estudiar una carrera STEM en el futuro.
  • El 60% admitieron que se sentirían más atraídas por el sector STEM si hubiese mayor igualdad entre hombres y mujeres en esas profesiones.

También es cierto que los modelos sociales de cada país son distintos e influyen enormemente en estas decisiones. Mientras que en unos países la falta de confianza por parte de las chicas les impide a acceder a carreras STEM, en otros la aprobación de los compañeros o la falta de un rol de género cercano ejerce mayor influencia.

El papel de los profesores y el entorno es fundamental

Factores relacionados inclusión de mujeres STEM

Por ejemplo, en Italia el 61% de las mujeres encuestadas admitieron tener una mujer cercana que desempeña el rol de género hacia STEM y las empuja a estudiar carreras en ese campo, mientras que el mismo porcentaje en Holanda se reduce hasta el 34%. El estudio destaca el importante papel de los profesores, ya que el 57% de las encuestadas admitieron que con un profesor que les animase a estudiar STEM les hubiese sido mucho más fácil decantase por estudiar una carrera en ese campo.

El entorno es también realmente importante. Contar con mujeres alrededor que atraigan el rol de género hacia el mundo STEM es uno de los factores clave. Además, otros factores que el estudio tiene en cuenta es la experiencia práctica en las asignaturas STEM, aprender las aplicaciones en el mundo real de los conocimientos de asignaturas STEM y la confianza que generaría la igualdad entre hombres y mujeres en las carreras STEM.

El profesor Martin W Bauer, del Departamento de Ciencias Psicológica y de Comportamiento de la Escuela de Economía de Londres, colaboró con Microsoft en el estudio para mostrar sus conclusiones al conocer los datos:

El problema no es la falta de talento, sino el talento en la carrera correcta. Una de las cuestiones clave es el hecho de que los estudiantes masculinos y femeninos siguen haciendo diferentes tipos de carrera. La conformidad con las expectativas sociales, los estereotipos de género, y la falta de roles de género continúan canalizando las trayectorias profesionales de las niñas lejos de los campos STEM. Hay un movimiento creciente en nuestra sociedad que no sólo entiende que las habilidades de STEM y de humanidades son cruciales para el trabajo de hoy en día, pero que también se preocupan profundamente por eliminar los obstáculos a la igualdad de género en las carreras de STEM.

Todo esto tendría consecuencias económicas positivas

La participación de las mujeres en igual porcentaje que los hombres dentro del sector STEM tendria consecuencias económicas muy positivas. La Comisión Europea estima que el PIB anual del conjunto incrementaría en 9 mil millones de euros, una cifra nada desdeñable. Así lo confirma Sabine Bendiek, Directora de Microsoft Alemania:

Por un lado, ganarían muchísimas posibilidades en cuanto a su trayectoria laboral, después de todo, el sector IT y las profesiones digitales se están convirtiendo en algo cada vez más importante en un mundo globalizado. Por otro lado, necesitamos mujeres en STEM para seguir siendo económicamente competitivos. Alemania está perdiendo miles de especialistas IT. Necesitamos a las mujeres.