El mundo de los wearables está en plena evolución. Fitbit está liderando esta evolución ya que la mayoría de adelantados a su época que apostaron por los wearables han sido absorbidos por otras empresas, incluyendo a Fitbit. Ahora, le toca a Fitbit tomar la batuta y guiar al resto de fabricantes. Para ello ha comenzado el año actualizando su Fitbit Alta e incorporando un pulsímetro.

Nuevo Fitbit Alta HR: el estilo y el deporte combinados

La empresa ha decidido mantener un gran diseño e incorporarle la funcionalidad de pulsímetro. El Fitbit Alta cuenta con un diseño estilizado y, la clave del éxito de Fitbit, las pulseras intercambiables.

Con Fitbit Alta estas pulseras cobraron aun más relevancia y se le aplicó un toque de estilo. El objetivo es atraer a un publico más amplio y que podamos usar el cuantificador en cualquier circunstancia sin desentonar.

En la nueva Fitbit Alta HR incorporan la tecnología PurePulse para medir de manera continua y automática nuestro ritmo cardíaco. Esta tecnología permite controlar mejor tu peso, tu desgaste al hacer ejercicio y monitorizar incluso tu estrés. Esta tecnología llega tras haber sido aplicada con éxito en el Fitbit Blaze y Charge HR.

Además del pulsímetro, Fitbit incorpora Smarttrack que permite hacer un reconocimiento del ejercicio que estamos haciendo. Así, no es necesario especificar que tipo de ejercicio hacemos. Por otro lado, podemos medir nuestro sueño y en unos meses conocer en que etapa de sueño nos encontramos.

Lo habitual es que a medida que incorporamos funciones perdamos autonomía. Suele ser el elemento sacrificado. En el caso del Fitbit Alta HR la batería alcanza los 5 días. Sin duda una de las mejores marcas de wearables y que ahora presenta la evolución de su pulsera más mediática.